Con el verano dando sus últimos coletazos y el otoño asomando a la vuelta de es la esquina muchas personas se preguntan si de verdad existe una relación directa entre la llegada de esta estación y una mayor caída de pelo.

Tantas son las preguntas al respecto que hemos recurrido a algunos estudios realizados que se han realizado en este sentido y que en su mayoría coinciden en que sí, en es normal que experimentemos una mayor caída de cabellos durante la transición entre estaciones y sobre todo durante el paso del verano al otoño.

Según un estudio publicado en el el prestigioso British Journal of Dermatology en el que participaron cientos de personas a lo lago de una década de 8 países distintos, se puede afirmar que la pérdida de pelo se incrementa en los cambios de estación.

Tal y como comenta este informe, el cabello, atendiendo a la evolución del ser humano, ha tenido la función de proporcionarnos calor, por lo que durante las estaciones más cálidas se nos suelen desprender más folículos que durante las más frías.

Esa es la razón por la que durante la primavera notamos un pérdida de volumen que nos acompaña hasta la llegada del Otoño, en el que el ciclo capilar también se vería acelerado en busca de poblar la mayor parte con nuevos y más cálidos cabellos.

¿Cuánto pelo es normal que se nos caiga?

Como hemos venido repitiendo hasta la saciedad en este blog especializado en salud capilar, la caída media diaria de cabellos -tanto en hombres como en mujeres- se sitúa entre los 50 y los 100 folículos capilares. Cantidad que podría aumentarse hasta los 150 cabellos durante estos cambios de estación.

No obstante, cualquier caída que supere ampliamente estas cifras debe empujarnos a acudir a un especialista, dado que esta notoria pérdida quedaría al margen de la que está ligada al conocido como ciclo natural de crecimiento del cabello.

Ciclo, este, que se extiende entre 2 y 6 años y que finaliza con la caída de los folículos viejos para dar lugar a los nuevos, eso síu, tras tres meses de paréntesis en los que experimentaremos una pérdida ocasional de volumen y densidad en nuestra cabellera que con el tiempo desaparecerá.

En cualquier caso, como solemos repetir en este portal, si notamos una pérdida inusual de pelo, nada como visitar a un especialista para comprobar si esta se debe a un cambio estacional, a una alimentación deficitaria, al estrés, a un cambio hormonal, a la ingesta de determinados componentes médicos, a la respuesta del organismo a algún tratamiento o si la caída es consecuencia de una alopecia que deberemos tratar lo antes posible para evitar que se extienda por todo el cuero cabelludo.

Sea como fuere, si este es nuestro caso, recordamos, podremos recurrir al trasplante capilar y recuperar la totalidad del pelo perdido a través de la técnica del injerto de pelo. Algo en lo que somos especialistas en Capiclinic, la clínica que ofrece resultados garantizados de por vida a unos precios inigualables.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]