Es gracias a las células madre que de cada folículo piloso que cubre nuestra cabellera brote un cabello. Así sucede desde cuando nacemos, momento en el que tenemos más unidades pilosas en nuestro cuerpo cabelludo que irán reduciéndose con el paso del tiempo hasta alcanzar la madurez, momento en el que, a menudo, se paraliza el crecimiento de nuevos folículos produciéndose una caída del cabello que conocemos como calvicie o alopecia.

Un mal que afecta tanto a hombres como a mujeres dañando su autoestima y afectando a nivel social, personal, de pareja e incluso laboral, siendo para algunos mucho más que una tara estética, tal y como demuestran distintos estudios psicológicos realizados a personas con problemas de calvicie. De ahí que la industria que trata de ponerle fin a este problema no deje de crecer apoyándose en nuevas investigaciones que tienen como objetivo conseguir frenar la alopecia y que los folículos cerrados vuelva a abrirse y permitir brotar nuevos cabellos allá donde ya no lo hacen.

Si bien todavía no se ha creado el champú crecepelos que tantos millones podría mover en la industria farmacéutica, lo cierto se que son cientos -por no decir miles- los champús anticaída que hoy en día podemos encontrar en el mercado en cualquier país del mundo. La mayoría de ellos, como imaginarás, tienen poca capacidad de ayudarte si sufres alopecia. Otra cosa es que sufras una caída de cabello coyuntural. En esos casos, algunos pueden ofrecerte soluciones interesantes.

Causas de la caída del cabello

Lo primeros que debemos determinar es que el cabello caiga es normal, sobre todo en estaciones como el otoño. Lo habitual es que perdamos entre 50 y 100 unidades capilares diarias. Unidades que se regeneran en la mayoría de las ocasiones.

Un problema que puede alertarnos de que algo está sucediendo en nuestro cuero cabelludo es revisar la almohada. Si apreciamos que empieza a acumularse una cantidad anormal de cabellos desprendidos es el momento de acudir al dermatólogo para que nos realice un estudio en busca de respuestas a la pregunta de por qué se me está cayendo el cabello. Y es que son varios los motivos por los que este se derrama:

  • Dietas drásticas en las que se ingieren pocas calorías
  • Una alimentación baja en proteínas
  • Atravesar períodos de estrés
  • Cambios hormonales como los que se dan durante el embarazo o la menopausia
  • Tomar medicamentos que tengan a la caída del cabello como efecto secundario
  • Utilización de productos químicos en el cuero cabelludo
  • Factores genéticos
  • Exposición a grandes niveles de contaminación

Basta con sufrir alguno de estos episodios para que nuestro cabello empiece a caer de forma anormal, siendo especialmente agresiva la caída cuando varios de ellos se combinan. De ahí que, a menudo, muchos dermatólogos recomienden cambiar hábitos de vida y alimentación para conseguir regenerar su salud capilar, mientras apuestan por champús y lociones que fortalecen el cabello.

Y es que algunos champús con contenidos naturales, y siempre en ausencia de parabenos y siliconas, pueden ayudarnos a fortificar los folículos capilares que tenemos activos en nuestro cuero cabelludo, cuando no a sanear algunos que estén siendo dañados por factores externos como la contaminación. Si en algo coinciden los dermatólogos es que, ni todos los champús anticaída ayudan a frenarla, ni los que sí lo consiguen puedan revertir una caída notable sin ser acompañada de otro tipo de tratamientos.

Puntuación
[Total: 1 Puntuación: 5]