El injerto de pelo es una de las intervenciones de cirugía estética que más se ejecutan diariamente en todo el mundo. Partiendo de que se trata de un procedimiento médico que temporalmente deja huella, no son pocos los que se cuestionan cómo disimular las intervenciones de implante capilar. Algo que interesa a muchos de los que se someten a un injerto de folículos capilares y que los famosos tratan de hacer cada vez que optan por esta solución para recuperar su cabellera.

Las mejores formas de camuflar que nos hemos sometido a un injerto capilar

A tenor de lo que han venido reportando algunos de los rostros más conocidos que han decidido someterse a una intervención de injerto de folículos capilares, existen disintas formas para disimular el paso por quirófano.

Tal y como sucede con el resto de cirugías, tras someterse a una cirugía de este tipo, se necesita un tiempo de recuperación. A pesar de lo que muchos piensan, durante este tiempo se pueden desarrollar todo tipo de quehaceres diarios. Y es que las nuevas técnicas de injerto capilar permiten hacer vida prácticamente normal desde muy poco de someterse a la intervención en cuestión.

En cuanto al calendario de recuperación, es a partir de la semana çcuando llega la primera revisión del equipo de cirujanos que nos intervino. Es entonces cuando los folículos ya han comenzado a agarrar, de tal manera que los pacientes pueden empezar a servirse del rociador de ducha para lavar su cabeza. Eso sí, sin presionar el cuero cabelludo en exceso y, siempre, con el agua a una temperatura media.

En este sentido, el gran cuidado que debemos tener tras someternos a un injerto capilar es el que tiene que ver con la forma en la que aplicamos champú para favorecer la caída progresiva y no forzada de las costras. Este, pues, debe aplicarse con delicadeza, realizando masajes suaves y siendo muy cuidadoso con la presión que ejercemos sobre el cuerpo cabelludo, siempre con la yema de los dedos.

Porque si algo es inevitable tras someterse a un implante capilar es que, en los días posteriores a la intervención, se llene el cuero cabelludo de costras, tanto en la zona donante como en la zona receptora, siendo las primeras de mayor tamaño que las segundas.

Es a partir de las primeras 48 horas tras la operación cuando las costras empiezan a caerse. Antes, es capital no tocarlas, ni rascarlas ni arrancarlas si no queremos complicar el proceso de recuperación.

¿Cómo disimular el implante capilar?

Dado que estas costras están localizadas en la cabeza, son muchos los que, tras preguntar al equipo médico que les ha tratado y se encarga de supervisar la recuperación, deciden cubrir su cabeza con una gorra o complemento que la cubra.

Además de esta opción también existen otras técnicas que ayudan a disimular tales como el maquillaje o el spray que pinta el cuerpo cabelludo disimulando las zonas despobladas o las cicatrices. Por último, también existen unas microfibras que se adhieren al cabello mediante electricidad estática. Cabe recordar que estas opciones no siempre son posibles, dado que cada caso es un mundo. Ante cualquier duda, como repetimos una y otra vez, hay que recurrir siempre al consejo médico.

Puntuación
[Total: 1 Puntuación: 5]