SOLICITE INFORMACIÓN

Si bien la intervención de injerto capilar es tremendamente sencilla, lo cierto es que exige de ciertos cuidados que son necesarios para garantizar que el proceso de regeneración capilar concluye satisfactoriamente y con resultados de por vida que empiezan justo después de salir de la sala de operaciones.

Uno de los momentos más delicados llega a la hora de dormir, donde deben extremarse los cuidados, ya que el cuero cabelludo está inflamado y los folículos trasplantados todavía tiernos. Esa es la razón por la que durante los primeros días no se debe friccionar la zona receptora, se debe tomar cierta medicación y se debe hidratar y proteger del sol la zona intervenida.

Esa primera noche se dormir con la cabeza boca arriba de tal forma que la zona trasplantada no roza ninguna superficie. Para ello se suele recurrir a un empapador que, colocado sobre la almohada, nos permita dormir en esa posición que repetiremos el segundo día.

Será durante el segundo y el tercer día cuando podamos aplicar suero o agua de mar para hidratar la zona que habrá empezado a cicatrizar, lo que limitará las curas y el lavado a la aplicación de pequeñas cantidades de jabón que no se friccionará durante su aplicación.

A partir del cuarto o quinto día es cuando se puede empezar a lavar el pelo con mucho cuidado, todavía sin fricción, ya que seguirán ahí las costras que acabarán cayendo por sí solas. Es importante asegurarse de que ni la almohada ni ninguna parte de la cama fricciona nuestro cuero cabelludo mientras dormimos.

Ya pasados diez días, con los implantes sellados, podrás empezar a recuperar las rutinas de dormir que tenías antes de realizarte el injerto. Ya puedes lavarte el pelo y, eso sí, se recomienda no usar gorra, casco ni ningún elemento que presione el cuero cabelludo.

Llegado el primer mes tras la intervención entraremos en la fase de reposo en la que se pide que se siga protegiendo del sol, sin tener que recurrir a ningún cuidado especial, ni siquiera cuando lavamos nuestro cabello. Pelo que será fino y que irá ganando grosor hasta que, al año, alcance el grosor y la fortaleza del resto de folículos no trasplantados con los que contamos en nuestra cabeza.

Cuidados tras un injerto capilar en Turquía

SOLICITE INFORMACIÓN

Durante este primer año es importante mantener el cuero cabelludo limpio, no friccionar en exceso el cuero cabelludo y evitar desenredarlo para no dañar los folículos capilares para garantizar que todos y cada uno de los cabellos injertados en Turquía agarran de por vida y ofrecen un aspecto tan sano como natural.

Como ven, se trata de tener un especial cuidado durante las primeras jornadas tras la intervención y luego seguir unas mínimas recomendaciones que no alterarán la vida ni las rutinas de la mayoría de quienes decidan someterse a una operación de injerto capilar para recuperar el cabello perdido. Para más información se recomienda contactar con la clínica y realizar todas las preguntas al equipo médico que le atendió.

Puntuación
[Total: 1 Puntuación: 5]