Como consecuencia del progresivo aumento de la demanda, cada vez son más las clínicas que ofertan entre sus tratamientos el de injerto capilar en Madrid. El abanico de centros, especializados y sin especializar, que lo ofrecen son tantos que no es de extrañar que muchos de los que tienen en mente someterse a una intervención de este tipo tengan muchas dudas en su búsqueda de la mejor clínica de injerto capilar en Madrid.

Cómo saber cuál es la mejor clínica de injerto de pelo en Madrid

Si estamos buscando la mejor clínica de trasplante capilar en Madrid debemos fijarnos en una serie de puntos que nos ayudarán a cribar entre toda la oferta y quedarnos con la mejor o, al menos, con una de las mejores. Vamos, pues, a ver cuáles son estos factores clave que debemos tener en cuenta antes de decantarnos por una o por otra:

-Especialización: Si bien el número de clínicas estéticas que ofrecen injertos capilares en la capital de España es enorme, son muchas menos las que están especializadas únicamente en este tipo de tratamientos. Lo primero que deberíamos tener en cuenta es si los profesionales que la integran se dedican únicamente a los injertos capilares o si no.

-Clínica homologada: Aunque parezca evidente, no lo es tanto. Muchas de las clínicas especializadas que encontramos tanto andando por la calle como por internet no están homologadas. Si queremos asegurarnos de que estamos acudiendo a un centro homologado, con todos los papeles, profesionales y elementos en regla, deberemos pedirlo y cotejarlo con las autoridades locales. De lo contrario, mejor ni acercarse.

-Instalaciones: Lo primero que debemos tener en cuenta al visitar las instalaciones es si estas son las mismas en las que se nos realizaría la intervención quirúrgica. A menudo, muchas clínicas cuentan con oficinas en el centro de las ciudades o en determinados barrios pero sus clínicas se encuentran en la periferia, siendo visitadas únicamente en el momento de la intervención. Si es así, deberemos desconfiar.

-Información: Desde el primer momento en el que contactamos vía mail, vía chat, vía telefónica o de manera presencial, la clínica que nos recibe de ser clara, concisa y abundante en información, no rehusando contestar ninguna de las preguntas que le hagamos, mostrándonos, si así lo requerimos, fotos con casos reales y datos del equipo médico. De hecho, debería ser el cirujano quien nos trasladase toda la información médica tras someternos a una primera revisión.

-Fotos de pacientes: Aquellas clínicas que ni en las redes ni en sus consultas muestran la cara de los pacientes a los que han operado antes ni sus nombres deben hacernos desconfiar.

-Trato al cliente: Si, como ocurre con las instalaciones a simple vista, el trato con el cliente no es extremedamente cuidadoso y profesional, mejor no seguir adelante y optar por cualquier otra clínica. Ya que si se nos trata de aquella manera cuando nos quieren convencer, cómo nos tratarán cuando ya lo hayan hecho.

Con todo esto, y desconfiando de aquellas clínicas que van rebajando sus precios como si de una subasta por pacientes a la baja se trata, parece evidente que solo aquellas clínicas especializadas, con profesionales reputados, con clínicas impolutas y que son claras y diligentes desde el principio, son las mejores.

Puntuación
[Total: 1 Puntuación: 5]