Cuando se empieza a percibir una caída de cabello superior a la normal, la mejor solución para recuperar todo el pelo perdido y conseguir que este brote donde había dejado de hacerlo para siempre es someterse a una intervención de injerto capilar.

Si bien existen distintos métodos, el que ofrece los mejores resultados en la actualidad es el que se lleva a cabo si siendo la técnica FUE (Follicular Unit Extraction).

Esta consiste en la extracción de unidades foliculares (pequeños grupos de uno, dos, tres o cuatro pelos, junto a sus glándulas, músculos o vasos sanguíneos) de una zona donante que suele ser la parte posterior de la cabeza para re injertarlos en la zona receptora en la que existe carencia o ausencia de cabello.

¿Cómo es la cirugía de injerto capilar?

Cabe destacar que el trasplante capilar se lleva a cabo en diferentes fases que pasamos a detallar a continuación:

Preoperatorio

Todo comienza con una revisión completa del paciente, analizando las zonas donantes y las zonas receptoras. Una vez comprobado mediante un análisis que es apto para realizarse el trasplante y la técnica que mejor de adapta a sus necesidades, se comunicará cómo será todo el proceso hasta que este recupere su cabello.

Anestesia
Dado que se trata de una operación poco invasiva, basta con aplicarse anestesia local en la zona donante para posteriormente iniciar el proceso de extracción de los folículos que serán trasplantados

Extracción de los folículos

Será una vez la anestesia haya cho efecto cuando se proceda a la extracción de las unidades foliculares. Estas serán extraídas a través de un punch o extractor de máxima precisión. Una vez extraídos todos los folículos necesarios se procederá a agruparlos por y conservarlos en una solución a baja temperatura para que mantengan en perfectas condiciones hasta ser reinjertados.

Incisiones

Una vez finalizada la extracción llega el momento de abrir pequeñísimos orificios para injertar los cabellos extraídos en la fase previa. Tras realizarse mínimas incisiones en la zona despoblada se procede a la fase de placing o injerto de cabello.

Injerto de los folículos

Los folículos que fueron extraídos de van colocando, uno a uno, en las incisiones realizadas en la zona donante. Se trata de una de las fases más delicadas, ya que el cirujano debe tener en cuenta tanto el ángulo como la profundidad de la inserción en busca de un injerto natural y con resultados de por vida.

La duración de esta fase puede dilatase hasta seis horas o siete horas, dependiendo de número de folículos a trasplantar. Aquellos pacientes que requieran de un injerto completo de su cuero cabelludo que requiera de una sesión de ocho horas la intervención se dividirá en dos partes de cuatro horas para que tanto el paciente como el equipo médico puedan descansar.

Postoperatorio

En las primeras horas tras la operación es posible que el paciente note algo de inflamación en su cuero cabelludo. También que empiezan a aparecer costritas que irán cayendo en los siguientes días. Ya a los tres días se le retirará la cinta protectora y este podrá recuperar su vida y, con ella, su actividad laborar con normalidad.

Después de que el cabello injertado caiga para dejar paso a folículos mucho más fuertes y densos, sobre los seis meses, se empezará a divisar un resultado final que arribará alrededor de un año después de la operación. Será entonces cuando se luzca la cabellera poblada que se buscaba y que permanecerá ya para siempre en la cabeza del injertado.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]