Una vez hemos completado la cirugía de trasplante capilar es necesario seguir una serie de pautas encaminadas a garantizar el éxito a largo plazo de la intervención. En esta entrada vamos a centrarnos en dos puntos de vital importancia como lo son la medicación post operatoria y los tiempos que debemos seguir antes de reiniciar la práctica deportiva.

Medicación post operatoria y tiempo de reposo tras una intervención de implante capilar

Es importante recordar en este punto que, en el caso de que se requiera el consumo de algún tipo de medicación, este siempre debe estar revisado y controlado por el equipo de médicos que le han atendido. Así pues, antes de consumir ningún tipo de medicación se consultará al médico para evitar que esta afecta de manera negativa al injerto.

Es habitual que, la primera noche tras la intervención, se recurra a antibióticos que, de entrada, se tomarán cada doce horas hasta completar tres tomas. Es decir, una en la primera noche el mismo día de la intervención, otra por la mañana y otra por la noche del día siguiente a la operación. Tras estas será su cirujano el que decida si parar ahí o continuar con alguna nueva toma.

En cuanto a los analgésicos, salvo que se indique lo contrario, estos se consumirán cada seis horas u ocho, en función de lo que determine el equipo de médicos que esté supervisándolo. En cambio, el consumo de antiinflamatorios y aspirinas durante los tres primeros días tras la intervención está claramente desaconsejado ya que favorece notablemente el sangrado. Algo que debemos evitar a toda costa tanto para evitar la posible caída de folículos injertados, como para favorecer la rápida cicatrización y, en consecuencia, el crecimiento de los nuevos cabellos.

Otro de los asuntos que es importante tener presente en todo momento en los primeros pasos de recuperación tras el injerto de folículos capilares es el relacionado con la práctica deportiva. Esta, en principio, se detendrá durante al menos dos semanas. Si el proceso de recuperación trascurre en tiempo y forma tal y como está previsto, será en la tercera semana en la que, con determinados cuidados, pueda retomar esta actividad.

En definitiva se trata de ser cautelosos tras una operación sencilla pero que requiere del máximo mimo tanto en la zona trasplantada como en todo lo que tiene que ver con el cuidado interno y externos de las zonas afectadas por las punciones.

Mucho cuidado, máxima delicadeza a la hora de tratar la zona injertada, paciencia a la hora de reincorporarse a la vida laboral y los quehaceres diarios y, sobre todo, mucho sentido común, son los ingredientes necesarios para llevar de la mejor manera posible y sin contratiempo alguno esa inevitable fase de recuperación tras pasar por quirófano.

Ante la más mínima duda sobre si deben hacer o evitar algo durante las primeras horas y fechas tras la intervención no duden en consultar tanto presencialmente como a través de alguna de las formas de contacto con el equipo médico que le ha tratado. Y es que es mucho mejor perder el tiempo en consultar cualquier cuestión que exponerse a arruinar el proceso o retrasar la operación como consecuencia de alguna decisión errónea.

Puntuación
[Total: 1 Puntuación: 5]