El pelo o cabello es una continuación del cuero cabelludo, formado por una fibra de queratina y constituido por una raíz y un tallo. Los pelos nacen en los folículos pilosos, adonde se encuentra su raíz.

Cada uno de los pelos se componen de queratina y consiste en una raíz ubicada en un folículo piloso y en un tallo que se proyecta hacia arriba por encima de la superficie de la epidermis.

La raíz se agranda en su base y la zona papilar o papila dérmica está compuesta de tejido conjuntivo y vasos sanguíneos, que proporcionan al pelo las sustancias necesarias para su crecimiento.

El pelo está presente en la mayor parte de la superficie corporal y se estima que un adulto cuenta con unos cinco millones de pelos, de los cuales un millón de ellos se hallan en la zona de la cabeza.

Entre las funciones que cumplen los pelos, se destaca la conservación del calor corporal, los que se ubican en el cuero cabelludo brindan protección frente a impactos, los pelos de las cejas evitan que el sudor de la frente ingrese a los ojos, los pelos de las pestañas cuidan a los ojos del polvo y del exceso de luz.

El pelo no crece de manera indefinida sino que tiene un crecimiento cíclico, llamado ciclo piloso. Cada folículo tiene su propio ciclo, independiente de los que haya a su alrededor.

El ciclo de crecimiento del pelo tiene tres fases que se conocen como:

  • Fase anágena o Anagén: en esta fase el pelo está pegado a la papila, nace y crece. Dura entre 2 y 8 años, aunque ocasionalmente es mayor. En esta fase la forma del folículo es similar a la de una cebolla, más ancha en la base que en el tallo. El pelo crece sin cesar debido a que las células de la matriz del folículo se dividen por mitosis constantemente.
  • Fase catágena o Catagen: es una fase de transición y se extiende durante unas tres semanas, tiempo durante los cuales el crecimiento se detiene y se separa de la papila, cesando la actividad de las células de la matriz, incluidos los melanocitos. El bulbo toma un aspecto cilíndrico.
  • Fase telógena o Telogen: es la fase de descanso y de caída del pelo. Dura unos 3 meses. La raíz del pelo toma un aspecto de cerilla y permanece insertado en el folículo.

La duración de la fase anágena o de crecimiento del pelo va a depender del tipo de pelo:

  • Cabello: 2 a 6 años (730-2920 días)
  • barba: 1 año (365 días)
  • Vello corporal: 13-15 semanas (91-105 días)
  • Cejas: 1 mes ( 30 días)
  • Bigote: 4-14 semanas (28 a 98 días)

El pelo crece unos 0,4 milímetros al día, un centímetro al mes y unos 15 centímetros al año. Depende de la genética de cada persona. Suele crecer más rápido en la mujer que en el hombre, pero con el envejecimiento la velocidad de crecimiento disminuye en ambos.

El crecimiento del pelo no suele ser homogéneo, ya que en una determinada zona del cuero cabelludo habrá siempre un porcentaje de pelos en cada una de las fases del ciclo.

La longitud del pelo es proporcional a la duración de la fase anágena o  de crecimiento, que dura entre 2 y 8 años para el cabello. Cuanto más dure esta fase más crecerá el pelo y esto depende de factores genéticos, nutricionales, hormonales y metabólicos. La velocidad y duración de la fase de crecimiento puede variar dependiendo de la edad, encontrándose que a partir de los 60 años sea probable que el crecimiento del pelo sea la mitad que en la etapa juvenil (solo medio centímetro al mes). El pelo crece en función del flujo sanguíneo, los oligoelementos, los aminoácidos y las vitaminas.

Nos podemos encontrar con diferencias muy grandes en la duración de las fases de cada persona. Nuestros cabellos crecen a velocidades muy dispares.

En el cuero cabelludo y en ausencia de patologías, hay aproximadamente un 85 por ciento de pelos en fase anágena, un 14 por ciento en fase catágena y un uno por ciento en fase telógena.

El pelo crece más rápido en la coronilla que en las regiones temporales. Sin embargo, existen situaciones en las que aumenta la proporción de pelos en la fase de reposo o telógena como son:

  • En las enfermedades de tiroides,
  • Déficit de hierro,
  • Hipozinquemia,
  • Cuadros febriles,
  • Dietas,
  • En el puerperio.

Se considera normal la pérdida diaria de entre 50 y 150 cabellos como media. Es un ciclo que se renueva constantemente. El cabello crece, descansa y cae.

Cuando el ciclo vital del cabello, representado por las tres fases: anágena, catágena y telógena se altera,  aparecen las alopecias. Los factores principales para que esto ocurra son fundamentalmente por el metabolismo andrógeno, genética o estrés.

Se puede conseguir que la fase de crecimiento o anágena se prolongue mediante el uso de Minoxidil, fármaco que bloquea la acción de un metabolito de la testosterona a nivel del cuero cabelludo, revirtiendo la miniaturización de los folículos (proceso que causa la calvicie).

Como el crecimiento del pelo tiene lugar a varios milímetros de profundidad, el mayor o menor cuidado externo del pelo o cortarse el pelo, no influye en el crecimiento del bulbo piloso según algunos especialistas; a pesar de estar descrito que factores como el estilo de vida, la higiene personal, la edad, entre otros, pueden incidir en la duración de las diferentes fases antes mencionadas.

Sin embargo, suele crecer más lento cuando se presentan carencias nutricionales o enfermedades metabólicas.

Se recomienda para tener un crecimiento sano y en un tiempo adecuado, seguir las siguientes recomendaciones:

  • Seguir una dieta rica en vitaminas y minerales, preferiblemente con el consumo de acelgas, lechugas, espinacas, berro, brócoli, legumbres, zanahoria, cítricos y vitamina C, B, Biotina, ácidos grasos, Omega tres, huevos, yogurt, frutos secos. Nutrientes como el manganeso se necesitan para la formación de la raíz en el folículo piloso y para aumentar su vida media.
  • Aplicación de Plasma Rico en Plaquetas; contribuye al crecimiento más rápido del cabello, con mayor densidad y fortaleza.
  • Cada 2 o 3 meses se debe cortar el cabello para revitalizarlo.
  • Mantenerlo bien hidratado mediante baños de aceites esenciales, evitando que el pelo se quiebre y reseque.
  • Limpieza profunda con champús que eliminen la suciedad pero no quiten la grasa natural protectora que tiene la cutícula.
  • En España existen instituciones públicas y privadas que trabajan arduamente en la investigación de la caída del cabello y en el desarrollo de fórmulas o complementos adecuados para ayudar al crecimiento sano del cabello. Tal es el caso de los complementos alimenticios Viviscal, los cuales están respaldados por numerosos estudios científicos.
  • Por otra parte se encuentras productos muy buenos de La firma Nuggela & Sulé que ayudan al crecimiento.

Finalmente es importante comentar que como el cabello se encuentra en fase de crecimiento durante 2 a 8 años, esto significa que cuanto más dure en la cabeza más largo se podrá tener el cabello. Por lo tanto,  es necesario que recordemos que existen diversos factores que influyen en el crecimiento del pelo como son:

  • Las fases de crecimiento. La longitud alcanzada por el cabello depende de la duración de la fase anágena o de crecimiento. El crecimiento será proporcional a la duración de la fase anágena.
  • La edad afecta el ritmo de crecimiento, disminuyendo la velocidad de crecimiento con el envejecimiento.
  • La Zona influye en el crecimiento del cabello, creciendo más rápidamente en la coronilla.
  • Los daños sufridos como los lavados, el agua caliente, la radiación solar, el uso de secadores y planchas de pelo, contribuyen a dañar el cabello. El abuso de estos factores externos va a perjudicar también el crecimiento del cabello.
  • Flujo sanguíneo y vitaminas deficientes limitan el crecimiento del cabello.
  • La época del año también influye en el crecimiento del cabello. En verano el pelo crece a mayor velocidad por la vasodilatación que provoca el calor en los folículos pilosos.
  • Sexo, el crecimiento es mayor en las mujeres que en los hombres.
  • Enfermedades y embarazo: pueden alterar las fases de crecimiento del cabello.

 

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]