Una de las preguntas más repetidas por aquellos que se acaban de someter o tienen previsto someterse a un trasplante capilar es cuánto tiempo tardará el emerger el cabello nuevo en aquellas zonas donde lucían calvas que urgía revertir.

Pues bien, si bien no en todos los casos se experimentan los mismos tiempos, sí es cierto que son numerosos los casos en los que los nuevos folículos capilares emergen totalmente tras tres meses. Algo que se consigue combinando los cuidados dictaminados por la clínica que ha efectuado el trasplante con otros tratamientos que favorecen el crecimiento del cabello como lo la mesoterapia capilar.

No obstante, la mayor parte de los pacientes suele apreciar cómo emerge su nuevo pelo a los seis meses, viendo cómo tras los primeros folículos trasplantados, estos son sustituidos por pelo nuevo, sano y fuerte que ha agarrado y que a partir de ahora cubrirá su cuero cabelludo.

En este sentido, como suelen repetir los profesionales especializados en trasplantes capilares, se trata de un proceso que no consigue resultados de un día para otro, si bien se están recortando los períodos de espera, en relación a cuando empezaron a realizarse los primeros injertos.

Y es que, aunque el cabello implantado cubre las calvas desde el mismo momento en el que se injerta, lo cierto es que la regeneración de estos primeros folículos lleva unos meses, así como la aparición de cierta densidad capilar que va floreciendo progresivamente conforme las camas empiezan a dotar de nutrientes y riego sanguíneo a los folículos injertados.

Cuándo se aprecia el resultado final tras un trasplante capilar

Si hablamos de resultados finales, definitivos, como se van a ver el resto de la vida del paciente que se ha sometido a un trasplante capilar, la mayoría de expertos coinciden en que estos se aprecian, de media, al año de realizarse la operación de injerto capilar.

Y es que estos nuevos folículos trasplantados deben ir fortaleciéndose poco a poco, mejorando su aspecto y consiguiendo una densidad definitiva, teniendo que esperar el mismo tiempo de crecimiento que en el de las zonas no trasplantadas.

Cabe mencionar el asunto de los trasplantes de cabellos canos, ya que en la mayoría de las veces, la zona donante (la que se encuentra en la zona trasera inferior y lateral inferior) suele gozar de una mayor pigmentación, además de poseer una textura más gruesa. De ahí que, a menudo, se aprecie un cambio de grosos tras el implante que, poco a poco irá desapareciendo hasta confundirse unos cabellos con otros.

Por último, señalar que la zona donante, que perderá durante unas semanas su aspecto previo para llenarse de costras y, tras su caída, volver a crecer, también recuperará su aspecto anterior a los seis meses. No obstante, como hemos comentado más arriba, será al año cuando el paciente se pueda mirar al espejo sabiendo cómo le ha quedado la cabellera tras el trasplante capilar y cómo le lucirá el resto de sus días. Hasta entonces, toca tener la máxima paciencia.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]