Guste más o guste menos, la imagen influye de una manera determinante en la autoestima y en la manera en la que proyectamos nuestro yo al resto. Esto provoca que cualquier cambio físico que se produzca como consecuencia de una enfermedad, un tratamiento o el paso del tiempo, como por ejemplo sucede con la alopecia, lleve a quienes la sufren a tratar de recuperar su imagen anterior lo antes posible.

Algo que ha provocado que, de un tiempo a esta parte, Turquía se haya convertido en la cuna del trasplante de cabello a nivel mundial, siendo Estambul, la capital del país otomano, el gran centro neurálgico de las clínicas de injerto capilar.

Una de las razones por las que cada vez más españoles no dudan en hacer las maletas y tomar un vuelo en busca del pelo perdido es la diferencia en el precio de un tratamiento de este tipo en España y en Turquía. Y es que mientras que en nuestro país este supera a menudo los 10.000 euros, en Turquía, es posible hallarlos por menos de 2.500, como por ejemplo oferta Capiclinic.

Una diferencia sustancial que, sin embargo, nada tiene que ver con la tasa de éxito de las operaciones, dado que las técnicas empleadas en el país euroasiático son las últimas y la aglomeración de profesionales especializados en las técnicas de injerto de cabello de las principales clínicas turcas convierten este país en el mejor lugar del mundo para recuperar el cabello perdido.

En cuanto al perfil de los españoles que suelen acudir a Turquía para someterse a un tratamiento de injerto capilar, este suele ser un varón de entre 30 y 60 años con un nivel socioeconómico medio-alto. No obstante, cada vez son más las mujeres que están sumándose a la solución definitiva para su cabello tras conocer de primera mano los casos de los pacientes que se han sumado a la fiebre por los trasplantes capilares turcos.

Estos pacientes, como recuerdan en las clínicas turcas a sus futuros pacientes antes de viajar, deben realizarse cuando el grado de alopecia todavía no es extremo. Ya que en el caso de que no haya folículos en el cuero cabelludo o estos están extremadamente débiles será imposible recuperar el cuero cabelludo como sucede con las personas que presentan alopecia, pero que todavía cuentan con zonas con pelo fuerte, por pocas que sean.

Para mayor seguridad de los pacientes, es habitual someter a un estudio a los futuros trasplantados para que sea el doctor que los va a intervenir el que decida si le trasplantará o no, ya que el objetivo es, siempre, garantizar el éxito de toda intervención. En un caso de alopecia extrema, se le comunica al interesado desde origen que no hace falta que viaje ya que no es posible acometer con éxito la operación deseada.

Por qué cada vez más personas eligen Turquía para recuperar su pelo

Tras cuatro o cinco noches en Estambul en los que se ha aprovecha para hacer turismo y revisado cómo ha ido el trasplante, es el momento de emprender la vuelta siguiendo, eso sí, recomendaciones tales como no rascarse, no cortarse el pelo durante varios meses, no llevar gorra durante el primer mes, no usar champús con parabenos o siliconas, no bañarse en piscinas con cloro y no toquetear el cuero cabelludo, se empezarán a ver pronto los resultados. Si bien durante los primeros meses ya se empezará a ver cómo puede quedar, no será hasta pasado un año hasta que se vea el resultado final.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]