Si hay una técnica por excelencia a la hora de realizar trasplantes capilares esa es la FUE. La Follicular Unit Extraction, como se denomina en inglés a este procedimiento poco invasivo consiste en extraer los folículos capilares de una zona del cuerpo (zona donante) para trasplantarlos a las zonas carentes que necesitan ser repobladas. Durante esta técnica se extraen los folículos, uno a uno, consiguiendo que las cicatrices sean mínimas y minimizando al máximo el tiempo de postoperatorio.

Para llevar a cabo la técnica FUE se hace uso de un instrumento como el punch, creado específicamente para extraer los folículos capilares que se desean mover de zona. Gracias a que estos tienen un diámetro minúsculo las mínimas marcas que dejan tras las extracciones son inapreciables a las pocas fechas de llevarse a cabo el procedimiento.

Pasos que se siguen con la técnica FUE

-Rapar la zona que va a donar folículos para hacer más sencilla la extracción de estos.
-Anestesiar localmente la conocida como zona donante.
-Extraer los folículos capilares a través del punch. Una vez realizada la extracción se seleccionan los cabellos más sanos y se bañan en suero hasta el momento de su colocación en la zona receptora.
-Colocar los folículos tras haber realizado orificios mínimos. Para ello, en Capilclinic, donde cuentan con los sistemas más vanguardistas, se emplean cristales de zafiro que abren micro-canales que permiten colocar con una mayor precisión los injertos.

Tras someterse a un implante con la técnica FUE

Las primeras fechas, la zona donante, que suele ser la nuca o la zona inferior de la barba, se cubrirá con unas vendas ligeras. La zona trasplantada se dejará al aire libre.

En cuanto a la primera noche, es capital ser extremadamente cautos y que nada toque o roce la zona donde se han colocado los injertos. De ahí que se deba dormir sin colocar la cabeza sobre la almohada y siguiendo las recomendaciones del equipo médico en la clínica.

Ya al día siguiente se retira el vendaje y, pasados tres días desde el momento de la intervención, se puede empecer a realizar lavados, eso sí, de manera muy cuidadosa y siempre ciñéndose a los mecanismos y formas que nos indicarán los especialistas.

Es alrededor de los diez días cuando todas las costras que habrán ido saliendo se habrán caído y no habrá signo alguno de que se ha realizado un trasplante de folículos capilares en su cabeza.

La calvicie, en números

Tal y como reflejan los últimos informes realizados al respecto, el 25% de los hombres empieza a perder pelo a partir de los 25 años de edad. Un problema que tiende a agravarse con el paso del tiempo hasta el punto de aumentar el porcentaje hasta el 50% a partir de los 50 años. Cifras, todas ellas, mucho más altas que las que registran sus pares femeninas, donde, no obstante, también se producen muchos casos de calvicie total o parcial.

Cabe destacar que son los varones de raza blanca los más propensos a sufrir alopecia. Por territorios, la República Checa con un 43% de la población con problemas de calvicie es el país europeo con más calvos. Tras los checos encontramos los españoles con un 42%, los alemanes con un 41% y los franceses con un 39%.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]