Es normal que a cualquier persona, antes de pasar por quirófano, le asalten las dudas sobre cómo va a ser la operación, el preoperatorio, el postoperatorio o el proceso de recuperación, entre otras cuestiones.

Lo mismo sucede con las personas que están pensando en someterse a un injerto capilar para recuperar el pelo allá donde este ha dejado de crecer. Esa es la razón por la que hemos decidido hacer este post respondiendo a algunas de las preguntas que más nos hacéis y que son de lo más frecuentes entre los candidatos a un trasplante capilar.

Vamos a ver cuáles son y a ofrecer respuestas detalladas sobre cada uno de esos puntos que más parecen interesar a los futuros trasplantados.

¿A qué edad hacerse un injerto capilar?

Cualquier persona mayor de edad se puede someter a una intervención de injerto capilar. No obstante, los expertos en trasplante de cabello recomiendan esperar a superar la treintena para llevar a cabo la operación, ya que es entonces cuando se puede apreciar con exactitud cuál es la magnitud del problema y ofrecer una solución personalizada y de por vida para cada paciente.

¿Qué cuesta un injerto capilar?

El precio de los injertos capilares variará dependiendo de varios factores. El primero de cuál sea la situación del paciente, ya que no será lo mismo tener que trasplantar los cabellos que se requieren para repoblar una calva que para cubrir la totalidad del cuero cabelludo. El segundo de la técnica a la que se recurra, siendo lo habitual que el uso de las últimas técnicas que proporcionan resultados más naturales y de por vida más caras que las técnicas menos sofisticadas. El tercero, del lugar en el que se vaya a realizar la intervención de trasplante de pelo, siendo mucho más económicos someterse a un injerto de cabello en Turquía que en España gracias a las subvenciones estatales, la inversión privada en el sector médico en el país turco y a la gran cantidad de pacientes que acuden a sus clínicas cada año y que permiten rebajar los márgenes para ofrecer tratamientos de la máxima calidad a precios mucho más económicos.

Dicho esto, si estás esperando cifras concretas vamos allá. Según los distintos estudios realizados en los últimos meses al respecto, la media de un trasplante capilar completo, siguiendo la técnica FUE que es la más avanzada actualmente tiene un coste a partir de los 4.500-5.000 euros en las mejores clínicas de España y de poco más de 2.000 euros en las mejores clínicas del mundo erradicadas en Estambul.

¿Cómo calcular la media de grafs injerto capilar?

Como las cantidades, a menudo, no se entienden muy bien fuera de contexto, es importante señalar que una persona sana en la veintena puede contar con cuatro millones de folículos pilosos. Una cantidad ingente de cabello que cubre hasta el último rincón del cuero cabelludo y que empieza a menguar en la treintena hasta situarse, ya en la edad adulta, en una media de unos 150.000 cabellos que, vienen a ser, unas 250 unidades por centímetro cuadrado o, lo que es lo mismo, unas 120 unidades foliculares.

Porque otra cosa que es importante saber es que no es lo mismo cabellos que unidades foliculares, ya que la mayoría de unidades foliculares contienen uno, dos o tres folículos, siendo la media de 2,2, lo que significa que una adulto con problemas de alopecia necesite una media de entre 10.000 y 12.500 unidades foliculares.

Y hablamos de media porque el número de folículos pilosos de cada unidad folicular cambia en función de la raza y el color del pelo. Por ejemplo, las personas con cabellos claros tienen una mayor densidad de pelo (alrededor de 150.000 cabellos), las morenas o castañas una densidad media (aproximadamente 115.000 cabellos) y las pelirrojas una densidad menor (unos 90 000 cabellos).

Por razas, los asiáticos son los que cuentan con cabezas menos pobladas, con poco más de un cabello por unidad folicular, los africanos los intermedios con dos cabellos por unidad folicular y los caucásicos de pelo claro los que más con entre tres y cuatro cabellos por unidad folicular.

Entonces, ¿cuántas unidades foliculares se necesitan en un injerto capilar?

El número de unidades foliculares que necesita cada paciente variará en función de distintos factores como la edad,
el sexo y raza de la persona, la extensión del área despoblada, el tipo de cabello que este tenga, la densidad de la zona donante, la calidad del cabello de la zona donante, el número de cabellos que contiene cada unidad folicular del paciente, el color del cabello, la calidad de la piel y la técnica que se utilice para repoblar la cabellera del interesado.

En este sentido cabe destacar que los microinjertos realizados mediante la técnica FUE Zafiro, la técnica más avanzada que existe en la actualidad, permiten el trasplante de más de 5.000 unidades foliculares por sesión, lo que significa que en una sola sesión es posible implantar cabellos en todas las calvas de los pacientes con alopecias más severas.

¿Cómo se hace un injerto capilar?

De nuevo la respuesta varía en función de la técnica que emplee el cirujano experto en realizar trasplantes de cabello. Aquí encontramos dos técnicas principales que se llevan a cabo en casi todos los centros especializados en injertos de cabello: la FUSS y la FUE.

En el caso de la primera, en la que se extraen tiras de piel que contienen las unidades foliculares a trasplantar en las calvas, el procedimiento pasa por someter a una anestesia que casi con toda seguridad será local para proceder a extraer esas tiras de la zona donante que tradicionalmente es la zona posterior inferior de la cabeza para posteriormente trasplantar esos cabellos en la zona receptora en la que existe ausencia de pelo.

En el caso de la segunda, la que ofrece resultados más precisos y naturales, la extracción de unidades foliculares se lleva a cabo de forma individual tras someter al paciente a anestesia local. Es decir, las unidades foliculares se van sacando una a una de la zona donante para posteriormente colocarlas, también de una a una, en las zonas en las que el pelo ha dejado de crecer. Esta técnica, mucho menos invasiva que la anterior, permite, además de postoperatorios más cortos, la posibilidad de conseguir acabados mucho más detallistas, delineando las marcas de crecimiento y pudiendo injertar cabellos de forma precisa en pequeños espacios. Por todo ello es la más utilizada actualmente en el mundo.

¿Cómo dormir después de un injerto capilar?

La primera noche tras someterse a una operación de injerto de pelo es la más complicada. Sobre todo porque tras una intensa jornada en el quirófano, el paciente deberá dormir boca arriba y sobre una superficie que recoja la cabeza sin friccionar ni la zona donante ni la zona receptora. Es por eso por lo que se suele recurrir a una cama especial y a un almohada especial con el objetivo de no dañar los folículos, además de favorecer el trabajo de la anestesia en el que es el momento más incómodo a nivel de dolor para el paciente.

Como suelen repetir los médicos a los pacientes tras la primera noche, una vez superara, las siguientes, irán cuesta abajo, aunque se deban seguir extremando los cuidados durante las primeras jornadas tras la operación.

¿Cómo lavar el pelo después de un injerto capilar?

Es importante que sepas que, en el caso de que te decantes por Capilclinic para realizarte el trasplante de pelo, el primer lavado correrá a cargo del equipo de médicos que te ha atendido. Equipo que te explicará detenidamente y las veces que hagan falta cómo debes lavarte el pelo las primeras jornadas tras la operación de injerto capilar, ya que es imprescindible hacerlo tal y como ellos te indicarán para que el cabello trasplantado pueda asentarse y empezar a brotar lo antes posible fuerte y sano.

No obstante, ya te adelantamos lo que te indicará el equipo médico que te atienda en relación a los primeros lavados post trasplante:

Lo primero que debe hacer el trasplantado humedecer la cabeza con agua más o menos fría, que no gélida, asegurándose antes de que la potencial del grifo es suave. Como no todo el mundo tiene el mismo concepto de suave, matizaremos que con el grifo sacando no mucha agua, pero suficiente como para humedecer el cabello. Los primeros tres o cinco días, es mejor recurrir una jarra o una botella para asegurarse de que la potencia es mínima.

El champú que utilizarás en los primeros lavados será un champú especial para recién trasplantados que te facilitarán en la clínica. Para utilizarlo tan solo tendrás que échartelo en las palmas de las manos y frotarlas hasta conseguir espuma, ya que no podrás friccionar ni el nuevo cabello ni el cuero cabelludo. Una vez, pues, tengamos espuma en las manos, lo aplicaremos por toda la cabeza con pequeños toques.

Para lavar la zona receptora lo colocaremos como dejando puntitos de jabón encima. Así hasta completar la zona receptora que todavía notarás dolorida o dormida, por lo que es esencial no apretarla ni friccionarla. En cuanto a la zona donante, la podremos masajear levemente, siempre sintiéndonos cómodos durante este proceso.

Para retirar el champú, de nuevo, no aplicaremos ninguna presión con el agua utilizando agua templada o mínimamente fría, pero nunca caliente. Si podemos recurrir a una jarra o a una botella en los primeros cinco lavados, mejor que mejor.

Para secarlo evitaremos frotarlo ni utilizar una toalla. Lo mejor es recurrir a papel de celulosa absorbente de buena calidad para retirar la humedad sobrante y dejarlo más o menos seco.

¿Cómo crece el pelo después del injerto capilar?

Si el trasplante de pelo ha ido bien, que es como suelen completarse la totalidad de los injertos en las clínicas más experimentadas, el cabello comenzará a crecer perfectamente desde las primeras horas tras ser recolocado. No obstante, es importante que sepas que el proceso de crecimiento es un proceso lento.

Al principio verás cómo aparecen unas costras en el cuero cabelludo, luego empezarás a ver cómo los folículos capilares trasplantados empiezan a caer para dejar paso a los nuevos cabellos y, ya a partir del tercer mes, empezarás a ver cómo esos nuevos cabellos empiezan a brotar, aunque lo hagan todavía de forma débil y lenta.

Y es que no será hasta el sexto mes tras la operación cuando empieces a ver cómo esos cabellos finos y poco resistentes empiezan a tornarse mucho más vigorosos y con una densidad normal hasta que en el mes duocécimo, es decir al año de la intervención, puedas ver por fin el resultado definitivo de la operación viendo ante el espejo tu nueva imagen y la que te acompañará de por vida si el trasplante se ha realizado en un centro como Capilclinic.

¿Cómo quitar las costras después de un injerto capilar?

A los pocos días tras la intervención verás como se te llena la cabeza de costras, tanto en la zona receptora, donde se apreciarán algo más pequeñas y oscuras, como en las zonas donantes, donde se verán algo más grandes y rojizas.

En cuestión de dos días, las costras receptora de tornarán de color amarillo. El cambio de color coincidirá con la caída de las de la zona donante. Su presencia será, pues, testimonial, ya que apenas estarán durante unas horas en nuestro cuero cabelludo como consecuencia de la intervención realizada.

Y es que tras un par de días con ellas, estas comenzarán a caer rápidamente y, con ellas, gran parte del pelo trasplantado. Algo que no nos debe preocupar en absoluto ya que es parte del proceso de regeneración capilar.

Tras caer todas, además de mejorar notablemente nuestra apariencia física, el cuero cabelludo estará en condiciones, siempre y cuando sigamos todas las indicaciones realizadas por el equipo médico que nos ha atendido, de empezar a ver cómo los nuevos folículos capilares brotan de la simiente que ha dejado ese primer cabello extraído de la zona donante y que poco a poco será empujado por la medicación que se nos ha suministrado.

Puntuación
[Total: 1 Puntuación: 5]