Basta con echar un ojo a la farmacia o parafarmacia para darse cuenta de la cantidad de champús, lociones, acondicionadores y aceites que aseguran prevenir o paralizar la caída capilar. La gran pregunta a la que se enfrentan los consumidores es: ¿cuáles de ellos pueden realmente poner freno a su caída de cabello?

Lo primero que debe hacer cualquier persona que note que está perdiendo pelo es, antes que lanzarse a comprar un champú anticaída, es acercarse a una clínica especializada y ser examinado por un doctor. Algo que se antoja capital, si tenemos en cuenta que, en total, existen más de un centenar de tipos de alopecias. Si partimos de la máxima de que prácticamente cada una de ellas tiene una solución distinta entenderemos por qué es necesario visitar al especialista antes de dejarse embaucar por promesas que no siempre son ciertas.

Más allá de dificultad a la que se enfrentan los consumidores cuando ven o escuchan las promesas que les lanzan desde distintos laboratorios, estos desconocen, por ejemplo, que las aplicaciones externas de muchos de esos champús o aceites, no son capaces de ofrecer resultados reales, dado que no penetran lo suficiente como para tener una incidencia real sobre la raíz del folículo capilar.

Otra cosa que tampoco saben es que, si bien no es bueno lavarlo varias veces al día o incluso a diario, tampoco es recomendable hacerlo una vez a la semana, ya que, como indican distintos expertos, cuando aguantamos demasiado tiempo sin lavarlo apreciaremos cómo se nos caen todos aquellos cabellos que se han ido acumulando en el cuero y no hemos retirado con los lavados cada dos o tres días, generando un efecto de estrés evidente en quienes comprueban que están perdiendo más allá de esos entre 50 y 100 cabellos diarios que marcan los estudios.

Una vez hemos acudido al especialista, nos ha diagnosticado, y nos ha indicado qué champú puede ser recomendable para nuestro caso, surge una nueva pregunta que es importante conocer para no incurrir en errores que puedan empeorar nuestra situación. Esta es: ¿es recomendable usar siempre el mismo champú?

Cuestión a la que la mayoría de expertos consultados esgrimen que si este es el indicado por el especialista, y además cumple con una doble función como lo es la del tratamiento de la piel del cuero cabelludo y la de limpiar el cabello, no tiene por qué ser malo apostar siempre por el mismo producto. Por otro lado, agregan, no es necesario cambiar recurrentemente si no aparecen nuevos problemas vinculados con la secreción seborreica o con la caspa, lo que obligaría a sustituir el indicado en ausencia de estos problemas.

Prevenir la caída capilar

Si bien la alopecia androgénica -la más habitual- es imposible prevenirla, lo cierto es que sí podemos diagnosticarla y tratarla para fortalecer los folículos sanos impidiendo que estos se debiliten y, por lo tanto, se sumen a los que están provocando la pérdida capilar. Algunos de los consejos más habituales para prevenir la caída capilar son:

-Ponerse en manos de un especialista en cuanto el pelo empieza a caer más de lo habitual-

-Conseguir un diagnóstico precoz y someterse a los tratamiento que nos recomiende el especialista.

-Ser constante a la hora de seguir el tratamiento indicado en busca de detener el avance de la alopecia.

-Ser consciente de que, a menudo, solo el trasplante capilar puede ser la llave para recuperar la densidad capilar.

-Saber que ni cortar el pelo lo fortalece ni recurrir a las vitaminas mejora el aspecto de nuestro cabello ni frena ningún tipo de alopecia.

Puntuación
[Total: 1 Puntuación: 5]