El pelo es una de las partes de nuestra imagen que más influyen en nuestra estética. De ahí que cuando este falta, ya sea por caída o por una pérdida de volumen, notemos que nuestro rostro cambia notablemente y queramos poner una solución a este problema cuanto antes.

Si bien puede ser un síntoma de que estamos experimentando o a punto de experimentar una fase de caída, a menudo la pérdida de volumen se debe a una serie de alteraciones temporales que, debidamente tratadas, pueden revertir a tiempo devolviéndonos nuestra melena habitual.

Cómo dar más volumen al pelo

Amén de apostar por cortes que ayuden a dar voluminosidad a nuestro cabello, podemos llevar a cabo otro tipo de acciones encaminadas a mejorarlo:

La primera es incorporar masajes prelavado a nuestra rutina de lavado que llevaremos a cabo entre dos y tres veces por semana y con productos naturales o recetados por un especialista. Este masaje ayudará a estimular el flujo sanguíneo y, en consecuencia, conseguir que nuestros folículos tengan acceso a los nutrientes necesarios que llegan a través de este y que son necesarios para hacerlos crecer sanos.

La segunda pasaría por desenredar el pelo antes de lavarlo, siempre sirviéndonos de un peine de dientes lisos y anchos, sobre todo en el caso de que tengamos un pelo fino y liso. Los peines con púas gordas y muy abundantes pueden dañar nuestro cuero cabelludo. De ahí que también sea importante señalar la importancia de realizar movimientos suaves y cuidadosos.

La tercera, escapar de todos los champus y acondicionadores que posean siliconas y parabenos y apostar por aquellos que contengan vitaminas B5, C y E, aceite de coco o extractos de almendras. Elementos, estos, que ayudan a fortalecer los folículos capilares y a darles un aspecto más sano, esencial a la hora de conseguir volumen.

La cuarta, según distintos especialistas, pasaría por recurrir a agua templada, no muy caliente. Según parece, lavar el pelo con el agua templada le da más textura, lo hace ligeramente más grueso y ayuda a que el peinado dure mucho más tiempo.

En el caso de que utilicemos acondicionador, es importante que lo apliquemos de la zona media a las puntas después de escurrir bien el pelo tras la ducha y haberlo aclarado muy bien. Si lo aplicamos así ayudaremos a mejorar el aspecto de nuestra cabellera.

También aconsejan que el último aclarado se realice con la cabeza boca abajo y que, una vez vayamos a salir de la ducha, lo dejemos secar en la toalla colocándola de turbante durante unos minutos mientras nos arreglamos o hacemos alguna tarea.

Una vez vayamos a peinarnos, si tenemos poco pelo y no se nos suele enredar mucho, nada mejor que peinarnos con las manos, dado que es la manera menos invasiva hacia nuestros folículos capilares y que mejor sienta a nuestro cuero cabelludo. Si lo ves factible, no lo dudes, utiliza tus dedos como púas.

Por último, destacar la importancia de tener una alimentación equilibrada, alta en hierro, vitamina A, proteínas y ácidos grasos para conseguir un cabello sano y, en consecuencia, en su máximo esplendor y volumen.

Puntuación
[Total: 1 Puntuación: 5]