El precio de los injertos capilares no ha dejado de descender en los últimos años. La cada vez mayor presencia de clínicas especializadas, el desarrollo de nuevas técnicas que permiten realizar trasplantes de pelo mucho más rápidos y con menor coste y, en consecuencia, el mayor acceso de todo tipo de perfiles de pacientes han provocado que, hoy en día, cualquier persona con un problema de alopecia pueda repoblar su cabeza en apenas tres días y sin dejarse el bolsillo en el intento.

No obstante, es importante remarcar que no todos los injertos capilares tienen el mismo coste. Este depende, además del tipo de trasplante, de otros muchos factores como la presencia en los centros médicos de doctores expertos en las últimas técnicas, de lo último en maquinaria e instalaciones o de los servicios que se ponen a disposición de los pacientes.

Otro de los factores que más peso tiene en el montante final con el que debe correr el futuro trasplantado en la presencia o ausencia de subvenciones al sector médico como por ejemplo se están haciendo en Turquía, permitiendo, a menudo, precios que resultan alrededor de la mitad de lo que encontramos en España.

Así pues, mientras un injerto capilar siguiendo la técnica de microinjerto FUE en una clínica especializada en España no anda lejos de los 5.000 euros, el mismo, en una clínica cinco estrellas como Capilclinic con un doctor reputado como los es Dr. Oguz, cuesta menos de la mitad, ofreciéndose actualmente a 2.190 euros con garantía de por vida.

La consecuencia de esta diferencia de precios es clara: cada vez son más los españoles que es decantan por realizarse un trasplante de pelo en Turquía, una vez se cercioran de que la clínica y el personal que la integra nada tienen que envidiar -sino justo al revés- a las que pretenden cobrarles el doble en nuestro país.

Pero esto no siempre es así. Capilclinic, gracias a contar con una de las mayores carteras de clientes de todo el mundo, ha abierto un centro médico en España donde ofrece los mismos tratamientos que ofrecen resultados de por vida a precios muy similares a los que se pueden encontrar en Turquía. Y es que, por ejemplo, un injerto de pelo siguiendo la técnica FUE en el nuevo espacio de Capilclinic en Barcelona tiene un precio final de 2.990 euros.

El peligro de las clínicas que ofrecen injertos capilares low cost

Si hay algo que no cambia ni en España ni en Turquía es la presencia de centros médicos low cost que prometen injertos capilares a precios llamativamente bajos, con todos los peligros que ello entraña. Esa es la razón por la que es imprescindible asegurarse antes de elegir dónde hacerse un trasplante de pelo de que acudimos a una clínica que cuenta con todos los papeles y registros necesarios para desarrollar su actividad, que hace los trasplantes en un centro clínico con todos los avances y que los doctores que nos van a intervenir son verdaderos expertos en trasplantes capilares.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]