Basta con echar un vistazo por internet para comprobar la cantidad de productos que se venden que tienen como fin frenar la caída capilar. La inmensa mayoría de ellos elaborados con multitud de productos químicos desconocidos para el gran público.

De ahí que cada vez sean más los que, tras comprobar que están perdiendo folículos capilares por encima de la media, se pregunten si existen remedios naturales para poner freno a su problema. Ya que lo cierto es que, aunque sean desconocidos, son varias las soluciones naturales que nos ofrece la naturaleza para paliar los síntomas de la caída, ya sea como consecuencia del estrés, del cambio estacional o de una alopecia. Vamos, pues, a verlas.

Alternativas naturales para frenar la caída capilar

Plantas medicinales

Cola de caballo: Se trata de una planta repleta de minerales como el silicio, claves en el fortalecimiento del folículo capilar. Con una cuchara por vaso cada 12 horas o en comprimidos de 500 miligramos dos veces al día o de 1000 miligramos en una sola toma diaria conseguiremos un cabello más sano.

Sabal: Probablemente la más conocida para combatir la alopecia y también la más usada por los pacientes diagnosticados con alopecia androgenética, dado que favorece la circulación sanguínea. La dosis recetada para quienes sufren esta alopecia es, o bien de 300 milgramos de extracto de las bayas de esta planta dos veces al día, o bien 600 miligramos en una sola toma.

Ginkgo biloba: También son buenas para conseguir un mayor flujo circulatorio sanguíneo en el cuero de cabelludo recurrir a las hojas de este árbol. La toma recomendada es de de 60 milgramos en dos tomas o de 140 miligramos de extracto en dos tomas diarias. En el caso de que se esté tomando anticoagulantes deberemos optar por alguna alternativa.

Alfalfa: Sin duda una de las plantas con mayor concentración nutricional. Esa es la razón por la que muchos dermatólogos recomiendan consumirla durante el otoño, momento en el que más cabellos caen de forma natural. Con una ingesta de entre 3 y 6 gramos diaria estaríamos cubriendo muchos de los nutrientes que necesitan los folículos para crecer fuertes.

Suplementos

Más allá de lo que nos ofrece la naturaleza de forma natural, son muchos los complejos que podemos incluir en nuestra dieta en busca de todo lo que necesita nuestro pelo para fortalecerse y así menguar la caída.

Ácido hialurónico: Se trata de una sustancia que ayuda a mantener el pelo hidratado, lo que fomenta la elasticidad en pelo débiles. Con dos comprimidos de 40 miligramos al día o 120 mg en una sola toma diaria debería ser suficiente.

Vitaminas del Grupo B: La B2, B5, B6, el ácido fólico (B9), la biotina o el ácido pantoténico (B5) son necesarias para conseguir los nutrientes que necesitan los folículos para crecer. En caso de caída por estrés o cambio estacional es recomendable recurrir a tomas diarias de 50 milogramos de complejos vitamínicos del Grupo B.

Clorela: Esta alga compuesta aminoácidos, minerales, vitaminas y fitoquímicos ayudan al crecimiento de los folículos capilares. Tomando entre 2 o 3 gramos cada día antes de las comidas aminoraremos la caída de nuestro cabello.

L-cisteína: Este aminoácido azufrado, presente en la creación de la queratina, esencial para la salud capilar, ayuda a reparar cabellos débiles o dañados. Con ingerir entre 500 miligramos y 1.000 mg media hora antes de cada comida sería suficiente.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]