INJERTO CAPILAR CON GARANTÍA DE POR VIDA

SOLICITE INFORMACIÓN

La alopecia es la pérdida anormal del cabello, es decir cuando una persona pierde más de 100 cabellos diarios se considera que sufre una alopecia o calvicie, ya que son sinónimos.

Lo habitual es que esa caída del cabello se produzca en la cabeza pero también puede afectar a las cejas, pestañas, barba, axilas y hasta a la región genital.

Detrás de la caída del cabello siempre hay unas causas reales. A continuación te acercamos todas ellas a las que se puede deber. Y es que no siempre que se cae más cabello de lo normal tiene porqué deberse a una alopecia permanente, que es el miedo más habitual. Hay una serie de factores que pueden generar una caída excesiva como por ejemplo:

Nervios

Haber sufrido una enfermedad grave o una operación mayor puede causar que pasados varios meses se pierda mucho pelo repentinamente: normalmente es por estrés causado por esas razones y suele ser temporal.

También padecer de nervios de forma prolongada puede provocar una caída inusual, pero la solución aquí pasa por controlar mejor dichos nervios o atajar las situaciones que los provocan y de nuevo, lo habitual es recuperar el pelo pasado un tiempo.

Problemas relacionados con las hormonas

Las personas con problemas de tiroides pueden sufrir, ya que se producen desequilibrios en las hormonas masculinas o femeninas y estas a su vez afectan al crecimiento y salud capilar. Generalmente se solventan con un tratamiento adecuado de la enfermedad tiroidea.

En este sentido, también es muy frecuente que mujeres que acaban de dar a luz a su bebé manifiesten una pérdida de cabello aguda. Durante el embarazo su cuerpo ha generado niveles altos de hormonas que hacen que el pelo que se debería caer no se caiga; por eso, al recuperar los niveles normales (3 meses después) ese cabello se cae y comienza el ciclo habitual del crecimiento capilar.

Por seguir alguna medicación

Ciertas medicinas pueden provocar pérdida de pelo que se soluciona al terminar dicho tratamiento. Los medicamentos que pueden afectar negativamente a nuestro pelo son los anticoagulantes, anticonceptivos, antidepresivos y aquellos usados para tratar la gota, problemas de corazón o presión arterial alta.

Enfermedades

La caída del cabello también puede deberse a enfermedades como el lupus o la diabetes y algunas infecciones poco comunes. En estos casos la alopecia temporal puede ser un síntoma más de la afección por lo que es conveniente diagnosticarla y tratarla adecuadamente.

No hay que preocuparse demasiado en un primer momento porque siempre se podría recurrir al uso de tratamientos anticaída que ayudan a retrasar o prevenir el desarrollo de la alopecia. También existen tratamientos que pueden hasta regenerar cabellos nuevos y mejorar el grosor y calidad del pelo actual.

Generalmente, los fármacos consiguen resultados positivos en la mayoría de los casos y si se comienzan a aplicar antes o al principio de la alopecia pueden prevenir la caída y conservar nuestro pelo durante años.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]