La alopecia es una afección relacionada con la pérdida del cabello. Este es un tema muy sensible porque el cabello es muy importante para hombre y mujeres, constituye el marco de nuestro rostro y representa un verdadero sentido de identidad para la mayoría de las personas.

La tasa de crecimiento del cabello es de un centímetro diario, a menos claro, que sea interrumpido en alguna de sus fases por la alopecia.

El cabello atraviesa tres fases, la primera “anágena” (nace y crece), segunda la catágena (cesa su crecimiento y el folículo empieza a subir) y tercera la telógena (el folículo comienza a desprenderse del cuero cabelludo)

La alopecia es la perdida irregular del cabello; en los hombres es difícil determinar cuando se trata de la simple caída del cabello, debido a que, por lo general, tienen entradas prolongadas o calvicie prematura.

Tipos más comunes de alopecia

Alopecia androgénica: se le conoce como la pérdida constante del cabello hasta quedar calvo. Puede tratarse, pero NO tiene cura. Es heredada, en los hombres se destaca en la frente y la parte de arriba de la cabeza, y en las mujeres arriba y en la coronilla, muy poco le ocurre en la parte frontal, solo en la central.

Alopecia areata: pérdida gradual en determinadas zonas del cabello en una o varias partes que van creciendo y podrían superponerse.

Es el ataque del sistema inmune contra los folículos, suceso que puede desencadenarse por severo estrés.
Si no ha avanzado a la etapa crítica se puede revertir, con medicina a tópica.

Alopecia difusa o Efluvio telogénico: es la pérdida irregular del cabello, generada por situaciones estresantes que generan ansiedad (enfermedad grave, intervención quirúrgica o parto), en este caso los folículos pilosos cesan su actividad y dejan de crecer, la enfermedad se revierte al desaparecer el estrés.

Efluvio anágeno: durante la primera fase del ciclo de crecimiento, el cabello se cae de manera anormal y rápida; debido a la exposición al tratamiento médico del cáncer o a químicos tóxicos.
Aunque vuelve a crecer al eliminar la causa, tiende a cambiar su color y textura.

Alopecia androgenética en hombres

El 90% la padece, de los 21 años en adelante, que puede tratarse de calva incipiente cuando se comienza a notar alrededor de los 34 años.

Las entradas avanzadas a los 50, aunque a algunos hombres les parece normal, otros simplemente la desprecian, pero si aparecen a los 21, podría tratarse de alopecia o herencia genética (pico de viuda).

Alopecia androgenética incipiente

Aparece cuando en la frente empieza a ganarle terreno al cabello, paradójicamente es la que más se ve por lo tan fácil de determinar que es, pero cuando se empieza a notar ya está en etapa avanzada.

Alopecia androgenética en mujeres

Afecta al 20% de las mujeres antes de los 40 años; y al 40% después de cumplida esa edad.

Es la perdida de volumen por lo general, con un buen corte no se nota

Se focaliza en la parte superior, y pocas veces se extiende

Formas de determinar la alopecia:
Para determinarlo hazte un test fotográfico semanal a lo largo de tres meses (5 si eres mujer), para comparar el avance.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]