Dos de cada tres hombres y una de cada tres mujeres sufrirán una caída de cabello o alopecia común a lo largo de su vida. Una pérdida que no se sabe cómo puede afectarte en los niveles de autoestima y la confianza hasta que te llega, siendo esa la razón por la que cada vez más personas recurren a algún tratamiento que, como mínimo, ponga freno a esa caída capilar.

A tenor de lo que las personas que sufren alopecia han ido publicando en distintos foros personalizados, se podría decir que existen algunos remedios naturales que refuerzan los folículos capilares influyendo de manera decisiva en la caída de folículos. De ahí que dediquemos un post a repasar algunos de los más citados:

Remedios caseros para frenar la caída de pelo

Aloe vera

Basta con cortar una hoja de aloe vera horizontalmente y frotar con suavidad la zona donde nacen las hebras hasta conseguir su savia. Savia que utilizaremos para masajear nuestro cabello ya húmedo durante unos minutos. Una operación que finaliza con un aclarado abundante y que debemos repetir, al menos, un par de veces a la semana.

Té verde

Como fuente de antioxidantes se trata de una bebida especialmente indicada para reforzar aquellos cabellos débiles que caen. La forma de usarlo es bien sencilla. Cuando antes de lavarnos el pelo, hacemos un té, lo esparcimos sobre nuestro cuero cabelludo como un tónico más. De nuevo deberíamos probarlo durante al menos dos veces por semana.

Aceite de almendras

Los frutos secos son una gran fuente de nutrientes y las almendras contienen algunos que puede influir en el refuerzo de los folículos. Con unas pocas gotas de este aceite y masajeando despacio nuestro cuero cabelludo, sin necesidad de enjugarlo después, podremos ayudar a fortificar nuestro pelo.

Aceite de romero

Al igual que el anterior debemos utilizarlo en unas pocas gotas para masajear nuestra cabeza de forma circular. Sus propiedades estimularán la circulación haciendo llegar más nutrientes a nuestro cabello.

Col verde

Incluir en la dieta la col verde puede ayudar a mejorar la salud de nuestro pelo. Este también puede ser utilizado como tónico si se pica, se remoja durante unos 60 minutos, se bate, se le echa un poco de agua y se aplica esa crema sobre la cabeza a modo de acondicionador.

Clara de huevo

Bartir unas pocas claras y masajear el cuero cabelludo con ellas aporta una cantidad de proteínas enorme a nuestros folículos capilares. Una vez frotado durante unos cinco minutos, lo dejamos durante alrededor de 30 minutos y lo lavamos.

Ortiga

Muchos alopécicos han comentado que el uso de hojas de ortiga les ha ayudado a frenar la caída capilar. Una loción que se puede conseguir en herboristerías y que esparciremos sobre nuestra cabeza dejándolo toda la noche puesto para conseguir fortalecer el cabello.

Zumo de cebolla

Además de antioxidantes y vitaminas la cebolla contiene azufre, lo que estimula la circulación de la sangre. Hacer zumo de cebolla y aplicarlo una vez a la semana durante 30 minutos de forma continuada acaba dando resultados, según muchos seguidores de este remedio.

Remolacha

Frotar una remolacha partida por la mitad por el cuero cabelludo tres veces a la semana puede ayudar a paralizar el proceso de caída capilar. Los que la usan subrayan que, aunque se te coloree el pelo, el color morado se irá en cuanto te lo enjuagues.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]