Si hay un elemento capaz de alterar nuestra imagen como ningún otro, ese es el cabello. Contar con una cabellera poblada, sana y brillante es todo un objeto de deseo para millones de personas, independientemente de su sexo, siendo algo imposible para aquellos que, por genética o por el paso del tiempo, solo podrán recuperarla apostando por un injerto de cabello como el que realiza Capiclinic. No obstante, si todavía tienes pelo y quieres conocer cómo puedes ayudar a que este crezca más y más rápido, te dejamos una serie de recomendaciones profesionales.

Lo primero que debemos saber sobre nuestro cabello es que este crece, de media, unos 0,4 milímetros diarios. También que nuestro ciclo capilar no está sincronizado y que los folículos se renuevan sin interrupción copando, en aquellas personas que no sufren alopecia, alrededor del 80% de nuestro cuero cabelludo. Este siempre está, o bien en una fase de crecimiento (anágena) o bien en una fase de transición (catágena) o bien en una de reposo (telógena).

La que más tiempo dura es la de crecimiento, extendiéndose durante entre 2 y 5 años, lo que varía en función de la edad. La media, no obstante, es de 1­1,4 cm de crecimiento al mes, lo que supone casi medio milímetro diario. La velocidad varía, siendo más potente cuando tenemos entre 16 y 46 años y reduciéndose notablemente tras el medio siglo de vida. Evidentemente, los factores genéticos, hormonales y nutricionales la condicionan notablemente.

Cada día crecen nuevos folículos, perdiéndose entre 50 y 100 de media. La mayor parte de ellos se regeneran automáticamente. Es importante remarcar que el poder del champú es limitado. Si bien el uso de champús naturales, de lavados espaciados y de otros cuidados ayuda, los cambios hormonales, la mala alimentación, el estrés, el tinte o el alisado pueden dañarlo mucho más de lo que puede ayudar un buen champú.

Así crece el pelo en nuestro cuero cabelludo

Como aseguran distintos médicos especialistas en tratamientos capilares, si bien es cierto que los tratamientos pueden cambiar la cantidad de cabellos que crecen en nuestro cuero cabelludo, no se ha demostrado científicamente que ningún champú ayude a acelerar el ritmo de crecimiento.

Lo mismo sucede con los remedios caseros. Ni el champú para caballos de Mercadona, ni los crecepelos caseros o industriales producen un aumento en la producción o el ritmo de crecimiento de nuestros folículos capilares. Ninguno lo ha podido confirmar científicamente.

Lo que sí está demostrado es que quedarse embarazada favorece el crecimiento de cabello con una mayor intensidad y con una mayor fuerza que cuando no se está en estado de buena esperanza, como consecuencia de la inhibición de la hormona masculina que causa la alopecia androgenética.

Si tras probar con distintos tratamientos no conseguimos que nuestro cabello se recupere, luzca más sano y fuerte y somos testigos de cómo este mengua progresivamente, la única opción a la que recurrir en busca de la melena perdida es el injerto capilar a través de las modernas, exitosas y económicas técnicas médicas que ofrecen clínicas como Capiclinic.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]