La pérdida de más de 150 cabellos habitualmente o de 200 en estaciones como la de Otoño puede revelarnos que nuestro cabello está sufriendo un período de estrés que le lleva a caerse a niveles anormales que vale la pena controlar médicamente.

Una de las primeras señales de las que aquellas que sufren caída capilar alertan es la que del debilitamiento capilar, empezando por un adelgazamiento primero y con una caída posterior que va más allá del tradicional proceso de regeneración que se produce cada seis meses en nuestro cuero cabelludo.

Es cuando no se regeneran aquellos folículos capilares que perdemos cuando notamos que perdemos volumen, que nuestro cabello no tiene una apariencia sana y que, poco a poco, se va clareando nuestro cuero cabelludo empezando por zonas como las sienes o la coronilla para finamente empezar a mostrar calvas en distintas zonas de nuestra cabeza.

Dado que esto puede ser síntoma de que se está padeciendo una alopecia o cualquier otro problema de salud que requiere de una rápida intervención, es necesario visitar un especialista capilar que nos indique qué sucede y cómo poner freno a la caída.

Síntomas de que se está sufriendo una caída capilar anormal

-Cada vez perdemos más pelo al peinarnos, al lavarnos el pelo y dejamos más cabellos en la almohada.
-El pelo es más fino que hace unos meses
-Progresivamente vamos perdiendo volumen
-Las entradas son cada vez más visibles y nuestra frente no deja de ganar espacio

Las causas por las que nuestro cabello se debilita, como venimos repitiendo, son varias:

-Herencia genética
-Envejecimiento
-Cambios hormonales
-Enfermedades
-Ingesta de alimentos que atacan el riego sanguíneo o producen efectos secundarios en nuestra piel
-Estrés
-Alimentación con carencia de ácido fólico, vitamina A, B y C u Omega 3.

Cómo tratar una caída capilar

Las opciones que tenemos para tratar de mejorar la salud de nuestro pelo y tratar de revertir nuestras calvas son varias.

Los tratamientos farmacológicos a base de minoxidil y finasteride ayudan a mejorar el riego y acercar nutrientes a los folículos capilares. Por otro lado podemos recurrir a la ingesta de complementos vitamínicos que contengan biotina, ácido fólico, vitamina B, cisterna, zinc, levadura de cerveza. ácido linoleico u Omega 6 para revitalizar nuestro pelo.

Amén de estos tratamientos también encontramos la conocida como medicina regenerativa como el que proporcionan los factores de crecimiento oxigenando nuestra sangre y posteriormente inyectándola en el cuero cabelludo para recuperar los folículos dañados y fortalecer el resto. Un tratamiento que cada vez está ofreciendo mejores resultados a la hora de recuperar el pelo.

Otras técnicas de regeneración capilar que existen son la ozonoterapia, la mesoterapia o el láser de baja frecuencia. No obstante, ninguna de ellas ha conseguido ofrecer los resultados que ofrece el implante capilar a través de los microinjertos siguiendo la técnica FUE y que ofrece resultados para toda la vida y con una inversión realmente baja que la convierte en una solución para cualquier persona que esté siendo víctima de la alopecia o se haya quedado calva por culpa de ella.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]