Uno de los primeros actos reflejos que sufren quienes empiezan a sentir los primeros síntomas de la caída de cabello es el de lanzarse a adquirir un champú anticaída al que se aferran en busca de detener lo que a menudo es inevitable.

Si este es nuestro caso y sufrimos alopecia androgenética diagnosticada, deberemos optar por alguna de las siguientes soluciones en busca de frenar la caída del cabello y favorecer la regeneración capilar ayudando a nuestro cuero cabelludo a mantenerlo en perfecto estado, sin seborrea y alejándonos de todo lo que suene a siliconas y parabenos.

Al preguntarles por los componentes de los champús, acondicionadores, ampollas y pastillas que pueden ayudar en este proceso de detención de caída de cabello o regeneración capilar los especialistas apuntan al minoxidil, tanto en varones y mujeres y a la finasterida, en exclusiva par ala calvicie común entre los varones.

En el caso del minoxidil, apunta que se trata de un vasodilatador que puede ayudar tanto en la prevención como en la primera fase de la caída del cabello, es decir, cuando los folículos pilosos no han sido obstruidos. Lo que esta consigue es que aumente el riego sanguíneo en el cuero cabelludo permitiendo la arribada de más nutrientes hacia los folículos impidiendo así que estos se cierren para siempre. Esto permite tanto detener una caída en fase inicial como favorecer el crecimiento de los folículos que todavía no han cesado en su actividad. Cuando el cabello se regenera a través de una solución como el minoxidil es normal que crezca fino y débil y que poco a poco vaya recuperando su grosos y apariencia anterior.

Es importante señalar que, según el Instituto Médico Dermatológico, la efectividad de este componente oscila entre 15% al 60%, siendo tras los primeros seis meses de aplicación, cuando se empieza a comprobar si está resultando efectivo para el paciente. En caso afirmativo, subrayar que se deberá continuar de por vida, ya que la interrupción en la administración de esta sustancia podría tener como efecto secundario la pérdida de los cabellos regenerados.

En cuanto a la finasterida, también conocida como finasteride, está considerado como el medicamento que más ayuda a detener la calvicie común. Lo que se consigue recurriendo a este principio activo es inhibir la enzima 5 alfa reductasa. Una enzima que transforma la testosterona en DHT (dihidrotestosterona) responsable de la caída progresiva del pelo. Al igual que lo que sucede con el minoxidil, una vez se recurre a ella es necesario seguir con ella de por vida, si no se quiere perder el cabello regenerado.

Microinjertos como solución definitiva para la calvicie

A menudo, la necesidad de tener que recurrirse diariamente a este tipo de productos para no perder el cabello regenerado tras una caída, muchos de los pacientes acaban optando por un trasplante de cabello, sabedores de que esta sí que es una solución definitiva que no requiere más allá de una rápida y efectiva intervención. Algo que se consigue a través de los microinjertos a través de la técnica FUE.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]