Las mujeres atraviesan diversas etapas en su vida, que pueden venir acompañadas de muchos cambios en el cuerpo. Hacia los 45 años, muchas damas comienzan a experimentar cansancio, sofocos y menstruaciones irregulares. Conforme pasan los años, la menopausia se acerca, y con ella más y más cambios, entre ellos, la caída del cabello. En este post nos gustaría profundizar en el tema de la alopecia en la menopausia, sigue leyendo y entérate de todo.

El cuerpo en esta etapa es un coctel de desorden hormonal, físico y emocional. Un verdadero choque para las funciones del cuero cabelludo. Muchos tipos de alopecia se generan por alteraciones hormonales, otros por patologías y algunos por la forma en la que nos sentimos. Es claro pensar entonces, que una de las principales consecuencias de la menopausia será alguna clase de calvicie. A continuación explicaremos a detalle, por qué.

Te puede interesar: Alopecia androgénica en mujeres jóvenes

Alopecia en la menopausia

La menopausia es una experiencia por el que todas las mujeres pasarán en algún momento de sus vidas. Es común escucharlas entre ellas hablar de algunos malestares relacionados a la misma. Los sofocos son un signo casi inequívoco de que la menopausia ha llegado. Pero la pérdida de cabello en esta etapa, es un tema del que poco se suele hablar. Sin embargo, la realidad es que es un síntoma común, que puede afectar estética y emocionalmente.

La caída del cabello en este ciclo de la vida es muy común. Una mujer puede comenzar a notar un mayor cansancio, cambios de humor, menor control de la vejiga, calor súbito y alteración menstrual. Pero además, el pelo se vuelve más fino, la densidad capilar disminuye, cada vez más pelos aparecerán en el peine, la almohada y la ropa. La zona frontal experimenta una reducción importante de cabello, al igual que la línea de la melena.

A pesar de no encontrar relación entre este problema y su caída de cabello, la dama continuará perdiéndolo más. Pero existen motivos bastante lógicos para esta antiestética y molesta consecuencia de la menopausia.

¿Por qué ocurre la alopecia en la menopausia?

Como se ha mencionado al principio, la menopausia es un coctel de alteraciones del organismo. Los cambios del cuerpo se deben principalmente a las hormonas. El crecimiento del cabello depende de diversas funciones, tanto sanguíneas, como hormonales. Por lo que, una alteración en estos niveles puede provocar un serio daño a la cabellera.

El sistema endocrino se encarga de mantener el organismo en perfecto balance, secretando hormonas masculinas y femeninas (andrógenos y estrógenos). El equilibrio de ellas permite a la mujer tener una vida fértil normal. Pero cuando esta llega a su fin, inicia un desajuste que perjudica muchas de las funciones del cuerpo. Los folículos pilosos reciben mensajes erróneos que les lleva a mantenerse en fase telógena, causando la caída del pelo.

¿De qué forma se ve afectado el cabello por la menopausia?

El cabello en esta etapa se torna frágil, mucho más fino, principalmente en la frente, las sienes y la coronilla. En contraste, el vello facial se vuelve mucho más grueso y oscuro. El crecimiento natural de la melena puede pausarse totalmente, entonces el pelo perdido, no conseguirá ser reemplazado.

Estas alteraciones pueden llegar a ser bastante difíciles de aceptar para una mujer. Pues, ver su línea frontal de cabello disminuir en densidad y cada vez tener menos cabello, es un duro golpe a su estética. Sin embargo, es importante saber que la alopecia femenina no ocurre del mismo modo que la masculina. Las áreas afectadas no perderán el pelo en su totalidad hasta dejarlas completamente despobladas.

Tratamientos para la alopecia en la menopausia

La alopecia en la menopausia no llega a ser un problema de gravedad. Sin embargo, si es una situación que genera algún tipo de malestar emocional, conviene acudir a un experto. Este se encargará de evaluar el caso, descubrir el desencadenante de la calvicie e indicar el mejor tratamiento. Actualmente existen diferentes tipos de terapia que pueden resultar muy efectivas:

  • Fármacos para reducir la producción de andrógenos. Pueden ser finasterine, cipropterona o flutamina.
  • Lociones que promuevan la vascularización, como el Minoxidil.
  • Mesoterapia capilar.
  • Tratamiento láser de bajo impacto.
  • Injerto capilar.

Este último procedimiento se lleva a cabo en personas cuya reducción de densidad es bastante considerable. Es una técnica en la que se toman folículos pilosos activos del paciente, para ser trasplantados a las áreas afectadas. Sus resultados son muy efectivos, naturales y de por vida.

Consejos para cuidar el cabello durante la menopausia

Cualquier situación que experimentemos en nuestra vida, que suponga un problema, requiere una solución. La caída del cabello no escapa de ello y aunque se trata de un problema netamente estético, repercute en la seguridad y confianza de la afectada. Por lo que es importante aprender a mantener la melena en las mejores condiciones durante la menopausia.

  • Cuidar la alimentación: es necesario mantener una alimentación balanceada, necesaria para tener un organismo saludable. No debemos olvidar ingerir suficiente agua e incluir alimentos ricos en vitaminas y minerales.
  • Evitar el consumo de alcohol y cigarrillos: el alquitrán, la nicotina y las bebidas alcohólicas son totalmente perjudiciales para la salud capilar y el cuerpo en general. No aportan ningún tipo de beneficios al sistema. En cambio, traen muchas consecuencias negativas para el organismo.
  • Consumir suplementos vitamínicos: el cabello puede verse muy beneficiado por la vitamina E y el hierro. Ayudan a que el pelo se fortalezca y se mantenga hidratado. Por otra parte, la vitamina B es excelente para reducir los niveles de estrés.
  • Cuidar la higiene: para ello es recomendable conocer el tipo de cabello que se posee, de esta forma es posible utilizar los productos más adecuados para él. Además, conviene evitar el uso excesivo de secadores y planchas.
  • Hacer ejercicios: las actividades físicas resultan muy beneficiosas para la salud. Al cuero cabelludo le ayuda a activar los folículos pilosos mediante una mejor irrigación sanguínea. Esto permite que el pelo crezca más fuerte y saludable.
  • Acudir al especialista: ante los primeros síntomas de la menopausia es importante acudir al ginecólogo, quien a través de la terapia hormonal ayudará a transitar estos cambios sin consecuencias drásticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.