Cuando hablamos de alopecia y principalmente al referirnos a la calvicie común, es normal que pensemos que es un problema exclusivo de hombres. Pero la realidad es que la caída del cabello afecta a muchas más mujeres de lo que podemos imaginar. De todos los tipos de alopecia, las mujeres pueden llegar a padecer cada uno de ellos, siendo más comunes en la edad avanzada. Pero ¿existe la alopecia androgénica en mujeres jóvenes?

Es habitual que esta condición aparezca en damas de más de 30 años. Por lo general, son aquellas que atraviesan la menopausia, las que se ven afectadas por la alopecia androgénica. Esto debido a una alteración de las hormonas, junto a un factor genético que lleva a la pérdida de cabello. Pero puede ocurrir antes de esa edad, incluso al finalizar la pubertad, al inicio de la adultez. En este post explicaremos de qué manera puede presentarse esta calvicie en mujeres jóvenes.

Te puede interesar: Fases del crecimiento del pelo

¿Qué es la alopecia androgénica femenina?

La alopecia androgénica se reconoce debido a una pérdida gradual en la densidad del cabello. Causando entonces la aparición de zonas calvas, principalmente en la parte superior del cuero cabelludo. En las mujeres comienza a notarse en la raya del pelo, haciéndose menos poblada y cada vez más ancha. Afectando también la calidad del pelo, al volverlo fino y de fácil desprendimiento.

Las razones por las que se produce la alopecia androgénica, son genéticas y hormonales. Esto es lo que la hace diferente a otras clases de pérdida capilar como el efluvio telógeno. El cual ocurre de forma más rápida y puede llegar a provocar calvicie en los laterales y la nuca.

En el caso de la alopecia androgénica, existe una sensibilidad a cierta hormona masculina llamada dihidrotestosterona o DHT. Esto supone una miniaturización de las hebras capilares, afectando el ciclo del cabello y minimizando la densidad capilar. Provocando que la fuerza se pierda y el pelo caiga con gran facilidad en las zonas afectadas.

No es común que una mujer con este tipo de alopecia, alcance su grado más avanzado. Sin embargo, si se detecta la afección en una etapa tardía, es posible que los tratamientos más simples no surtan efecto.

¿La alopecia androgénica puede presentarse en mujeres jóvenes?

Aunque un 40% de mujeres después de la menopausia presenta este tipo de alopecia, se calcula que alrededor de un 25% de damas jóvenes lo padece. Esta calvicie tiene una estrecha relación con las hormonas, por lo que puede comenzar a manifestarse desde los primeros ciclos menstruales. Siendo más común al llegar la menopausia, debido al aumento de andrógenos.

Tratamientos de la alopecia androgénica en la mujer joven

Mantener un cabello saludable puede ser posible al llevar una alimentación balanceada. Pero no siempre es posible obtener todos los nutrientes de la dieta que seguimos. Sin embargo, aunque se consiga consumir los alimentos adecuados, ricos en vitaminas A, B, C, D, hierro, magnesio y zinc, la alopecia androgénica es una condición de la que no se puede escapar. Para tratar esta calvicie, existen procedimientos específicos que ayudan a mejorarla o superarla definitivamente.

Minoxidil – Finasteride

Son productos especializados en conseguir paralizar la pérdida de pelo de origen hereditario, con efectos positivos comprobados. Deben utilizarse bajo la indicación de un profesional de medicina, quien determinará la vía de administración adecuada. Su principal efecto es aumentar el grosor y la densidad del pelo, así como fortalecerlo en la raíz. Necesitan ser utilizados continuamente para disfrutar de sus efectos.

Plasma Rico en Plaquetas

Este es un nuevo tratamiento que ayuda a prevenir la caída del cabello y estimular el crecimiento de pelo nuevo. La sangre propia del paciente es tomada, para obtener sus componentes y utilizarlos durante el procedimiento. Con ello se consigue regenerar los tejidos afectados.

Es una técnica ideal para regenerar los folículos pilosos dañados en el cuero cabelludo, reactivando su actividad. Este proceso tiene como objeto propiciar la producción de colágeno, ácido hialurónico y elastina, que son imprescindibles para mantener un cabello saludable y asegurar un crecimiento continuo del mismo.

Su implementación es muy sencilla. Se necesita sangre humana, que luego se centrifuga, consiguiendo separar cada uno de sus componentes, como los glóbulos rojos, los glóbulos blancos, el plasma y las plaquetas. Este último, rico en factores de crecimiento, necesarios para la regeneración celular. Posteriormente, el compuesto es aplicado al cuero cabelludo con inyecciones.

Mesoterapia capilar

La mesoterapia capilar es un tratamiento que tiene como objetivo estimular los folículos pilosos mediante la aplicación de una mezcla de sustancias favorables para el cuero cabelludo. La mezcla se conforma de vitaminas, coenzimas, ácido hialurónico, antioxidantes y aminoácidos. Ingredientes imprescindibles para el correcto crecimiento del cabello, con hebras gruesas, elásticas y fuertes.

Además del procedimiento con PRP, este tratamiento es de los más efectivos para tratar la pérdida de cabello. Con la mesoterapia es posible atender caídas capilares moderadas. Cuando estas son más severas, funciona de forma óptima al ser combinada con el microinjerto capilar.

Injerto capilar

Un trasplante o injerto de cabello es un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo en individuos que desarrollan pérdida de pelo hereditaria y persistente. Este tratamiento se realiza mediante varios métodos, que pueden ser la técnica FUT, FUE o DHI. En cada una de estas, se aplica una forma específica para mover las unidades de folículos pilosos, de áreas sanas a partes calvas. Esto asegura un natural crecimiento de pelo donde ya no puede crecer.

Este procedimiento solo se puede realizar después de un examen completo por parte de un tricólogo. Quién será el encargado de determinar si es posible, dependiendo del caso, la realización del tratamiento.

Se debe recordar que todos estos procedimientos ayudan a mejorar la calidad del pelo existente y lo fortalecen. Pero, cuando existe una alopecia genética, el crecimiento significativo de cabello en la zona afectada, solo será posible gracias al injerto capilar.

Impacto emocional de la alopecia androgénica en las mujeres jóvenes

La caída del pelo provoca un impacto emocional significativo. A menudo, las personas calvas pueden experimentar una disminución de su autoestima y confianza. La calvicie, generalmente, es asociada a signos de vejez, o a enfermedades graves. En sus primeras etapas, algunos individuos intentan negar su existencia. El hecho es que la pérdida de cabello afecta no solo la apariencia del afectado, también su estado de ánimo, llegando a convertirse en:

  • Baja autoestima.
  • Falta de seguridad.
  • Ansiedad
  • Depresión.

Afortunadamente, los avances tecnológicos han permitido desarrollar las mejores técnicas. Para permitir la ejecución del injerto capilar en mujeres, manteniendo la estética de su melena y mejorando el estado de su densidad.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.