cuánto duele el injerto capilar

Padecer alopecia puede ser una verdadera pesadilla para aquel que lo sufre. Comenzar a notar como el pelo cae descontroladamente y el cuero cabelludo tiene cada vez más zonas calvas, es una situación difícil de afrontar. Esto puede llevar a grandes malestares emocionales y a la necesidad de buscar una pronta solución. El trasplante de cabello es de las mejores alternativas para superar la calvicie. Pero es posible que las molestias durante el procedimiento sean una preocupación. Llevándote a preguntarte, ¿cuánto duele el injerto capilar?

Al tratarse de un proceso quirúrgico, el dolor es un miedo muy común entre los pacientes que se encuentran considerando esta opción. Los especialistas en tricología suelen atender muchas dudas, en cuanto a las molestias de las pruebas previas, cómo será de dolorosa la intervención y cuánto pueden llegar a sufrir a lo largo de la recuperación. A continuación, contestaremos todas estas preguntas. Pero, para brindar tranquilidad desde el inicio, déjanos comentarte que el injerto capilar es una técnica indolora y aquí te diremos por qué.

Te puede interesar: Los 287 genes causantes de la alopecia

¿Qué es el injerto capilar?

El injerto capilar es un método quirúrgico estético, que ayuda a redensificar el cuero cabelludo que padece algún tipo de caída del cabello intensa. Para ejecutarlo, es utilizado pelo propio del paciente para alcanzar un efecto muy natural. Se lleva a cabo bajo los efectos de la anestesia local y tiene como principal ventaja, que no existe posibilidad de que el trasplante sea rechazado. Este pelo implantado se mantendrá en su lugar de forma permanente, sin riesgo de que vuelva a perderse.

La edad más adecuada para someterse a esta cirugía, es después de los 30 años. Tiempo en el que la alopecia podrá encontrarse estabilizada y podrán ofrecerse mejores resultados. Para lograr la transferencia de los folículos pilosos de la zona donante hasta el área receptora, es necesario rapar la cabeza. Esto permite una mejor evaluación de los tallos capilares, para escoger solo los mejores. Solo es necesario tomar pelo de la parte donadora, pero se suele rasurar por completo, para un mejor aspecto.

El trasplante de cabello puede ejecutarse por medio de dos técnicas:

  • FUE: Folicular Extraction Unit o extracción folicular por unidades. Siendo el método más empleado en la actualidad. Permite tratar la alopecia de una forma más efectiva, ayudando tanto a hombres como a mujeres, a superar la calvicie. Es una técnica poco invasiva, donde se toman los folículos y se implantan de manera individual.
  • FUT: es el método tradicional de trasplantación capilar. En él, se toma una tira del cuero cabelludo, habitualmente desde la parte occipital o posterior de la cabeza. A partir de esta franja, se seccionan las unidades foliculares, para poder realizar los injertos. Mismos que serán implantados en la zona carente de pelo. Resulta muy exitosa y es altamente recomendable ante alopecias muy avanzadas.

¿Cuáles son las fases del injerto capilar y cuanto puede doler cada una de ellas?

El injerto capilar es un procedimiento mínimamente invasivo. Para llevarlo a cabo, el profesional se encargará de efectuar pequeños cortes al cuero cabelludo, donde posteriormente, implantará las unidades foliculares. Estas aberturas sanarán a lo largo del proceso de recuperación. Las fases que debe atravesar el paciente en el injerto capilar, son:

  • Diagnóstico: en esta etapa se estudia el caso a profundidad, se establece el tipo de alopecia que se posee y se determina si el paciente es apto para esta intervención.
  • Preoperatorio: donde se proporciona al cirujano toda la información necesaria para realizar un plan de acción. Aquí se impondrán algunas normas que el paciente debe seguir para encontrarse en buen estado para la cirugía.
  • Cirugía: en este momento se realiza la implantación de los folículos pilosos. Se utiliza la técnica de extracción folicular que el cirujano considere conveniente, según el tipo de alopecia del paciente.
  • Postoperatorio: en él, se deben seguir los cuidados establecidos por el médico, para ayudar a que los injertos se desarrollen adecuadamente.

En cada una de estas fases, es posible llegar a sentir dolor. Todo dependerá del caso de la persona, la técnica de extracción que se realice y el cumplimiento de las normas fijadas por el cirujano.

¿Duele el injerto capilar?

La mayoría de los pacientes en consulta, sienten gran preocupación por el dolor de la cirugía. Es un sentimiento comprensible, ya que toda intervención quirúrgica puede generar angustia. Pero ayudará conocer que, al ser una intervención realizada por un cirujano cualificado, con miles de casos exitosos y en una clínica de calidad, es una operación muy simple.

El proceso de ejecución del injerto capilar no es doloroso. Antes de iniciar la cirugía, se aplica anestesia local al cuero cabelludo. Esto hará que, a lo largo del procedimiento, al realizar las aberturas e implantar los folículos, no se sienta nada. Lo único que podrá percibirse son los pinchazos característicos de la aplicación de la anestesia.

¿La anestesia del injerto capilar es dolorosa?

Respondida la pregunta anterior, es posible que ahora sientas preocupación por el dolor causado por la aguja de la anestesia. Este es un paso fundamental para toda intervención quirúrgica. Esto puede generar cierta angustia, ya que parece imposible escapar de este dolor.

Sin embargo, aunque no podemos afirmar que sea un proceso libre de dolor, lo que si aseguramos es que las agujas llegan a ser solo molestas. En algunos casos puede utilizarse un tipo de pre anestesia sin agujas, que volverá indolora la aplicación de la anestesia local. Esto se consigue al insensibilizar la zona a trabajar, para que la entrada de la aguja no resulte demasiado molesta.

Lo importante es que, con o sin pre anestesia, esta parte de la cirugía durará solo unos segundos. Valdrá la pena el sacrificio por toda una vida libre de alopecia.

¿Qué sentirá el paciente en el quirófano durante la cirugía?

Es una pregunta muy habitual realizada en consulta. Nos gustaría brindar una respuesta precisa a esta duda. Pero la realidad es que, la sensación que se tiene en el quirófano a lo largo de la cirugía, solo puede ser descrita por quien se somete a ella. Sin embargo, para poder brindar toda la información que el paciente amerita antes de su cirugía, se han consultado distintos pacientes. Quienes, en su proceso de recuperación, han respondido cómo se sintió su operación.

La mayoría de los consultados han respondido que el injerto capilar no es una cirugía dolorosa. A la hora de realizar el procedimiento, no llegaron a percibir algún tipo de daño. En cambio, todos coincidieron en que en la zona tratada se experimenta una sensación de hormigueo y molestia por el pinchazo de la anestesia. Nada imposible de soportar o tratar en el tiempo de recuperación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *