Si estás leyendo este post es porque seguramente vengas experimentando una pérdida de cabello que te preocupa y mucho. Si este es tu caso, tenemos una buena noticia que darte: recuperar todo el pelo que has ido perdiendo es posible.

Recupera el cabello perdido

Como cada caso es distinto, lo mejor que puedes hacer es hacerte un estudio lo antes posible para empezar a poner remedio antes de que sea demasiado tarde y el trabajo que haya que realizar en tu cuero cabelludo sea mucho más laborioso, técnico y costoso de lo que seguramente resulte ahora.

Si bien hay algunos pacientes que recuperan el cabello perdido mejorando su alimentación, reduciendo sus niveles de estrés o cambiando de medicación a una menos invasiva con los folículos capilares, lo cierto es que la mayoría necesitan echar mano de alguno de los tratamientos más eficaces que existen en la actualidad como lo son el de células madre o el injerto de pelo.

El primero, el tratamiento con células madre para combatir la calvicie está especialmente indicado para aquellas personas que han comenzado a lucir pequeñas calvas y han venido notando como su pelo es cada vez más tenue y débil, en lo que se presume va a ser la antesala de una alopecia galopante que les deje completamente calvos.

Este consiste en la extracción de una pequeñísima muestra del tejido adiposo del sujeto a tratar del que se sacan las células que se procesan y que, al concentrarse y oxigenarse, se trasplantan a las zonas de calvicie del paciente. Un tratamiento que apenas dura 60 minutos y que consigue resultados duraderos en muy poco tiempo.

Aquellos pacientes que llegan tarde al tratamiento con células madre por el avance de su calvicie y que muestran zonas de calvas completas, entradas prominentes o coronillas extensas deben someterse a un trasplante de pelo para recuperar su aspecto.

El más novedoso y efectivo que existe en estos momentos es el microinjerto capilar siguiendo la técnica FUE. En este lo que se hace es coger folículos sanos y fuertes de la zona del cogote y trasplantarlos, uno a uno, a aquellas zonas en las que el paciente no tiene pelo o tiene poca densidad capilar.

Al igual que las células madre, se trata de un procedimiento poco invasivo que se lleva a cabo en unas pocas horas -la duración final dependerá de la calvicie que presente el paciente- y que ofrece resultados satisfactorios en casi un 100% de los casos logrando devolver el pelo a donde ya no lo había.

Sin duda, dos técnicas completamente distintas pero que tienen en común su fiabilidad a la hora de devolver el pelo donde no lo había produciendo el brote de nuevos folículos capilares fuertes y densos. Si sufres caída capilar y quieres volver a ver tu cabellera completamente poblada sin dejarte el bolsillo en el intento, no lo dudes y ponte cuanto antes en contacto con expertos como los que forman parte del equipo de profesionales de Capilclinic, uno de los pocos centros en los que se llevan a cabo ambas técnicas revolucionarias.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]