Cuando detectamos que la caída de cabello que estamos padeciendo es inusual por la forma o la cantidad en la que se nos está cayendo, el primero paso que debemos es acudir a un especialista en busca de un diagnóstico médico que determine cuáles pueden ser las razones de nuestra incipiente calvicie y cómo empezar a ponerle remedio cuanto antes.

En función de si se trata de una alopecia androgenética, aréata, cicatricial o universal el médico especialista nos dirá si debemos realizar un tratamiento u otro, cuál será el más indicado para nuestro caso y si es evitable someterse o no a una intervención quirúrgica.

Es muy posible que, como primer tratamiento de choque, en el caso de que no estemos ante una alopecia universal o casos especialmente complejos, que arranquemos tomando medicamentos como el finasteride y el dutasteride, especialmente indicados para combatir la calvicie. Ambos sirven para bloquear una enzima que hace que la hormona testosterona se transforme en otro metabolito que desarrolla la alopecia.

Algo menos efectivo, pero a menudo reportando igualmente resultados positivos, se utiliza también el minoxidil. Lo que en su momento fue un componente para tratar la hipertensión, tras comprobar sus efectos, ha acabado convirtiéndose en uno de los componentes que se ha demostrado ayudan a favorecer el crecimiento de los folículos capilares, así como a alargar sus ciclos y el grosor de los mismos.

Cuando ninguno de estos tratamientos funciona o no lo hace de la forma esperada, la única solución para combatir la calvicie recurrir a la técnica FUE (‘Follicular Unit Extraction’). Una intervención que supuesto un antes y un después en la lucha contra la calvicie al tratarse de una cirugía muy poco invasiva. Esta consiste en extraer folículos de una zona donante y trasplantarlos haciendo microinjertos con anestesia local.

Lo último en tratamientos contra la calvicie

Más vanguardista si cabe es la técnica FUE Zafiro, como la que se recurre a las hojas de zafiro en lugar de las de acero para obtener una mayor densidad, lo que la convierte en la mejor para aquellas personas con cuentan con zonas muy despobladas y recurren al trasplante capilar en busca de una solución a su calvicie. Además, según se ha podido certificar, la utilización de hojas de zafiro permite realizar trasplantes de folículos con una mayor densidad, consiguiendo así resultados más naturales y que ofrecen mejores resultados.

Por último, subrayar la implantación de tratamientos revolucionarios como lo son los de plasma rico en plaquetas, en los que se extrae de la sangre del paciente y, tras procesarla y concentrar los factores de crecimiento se inyecta en el cuero cabelludo y la inyección de células madre en las que se extrae tejido de una zona poblada y para posteriormente inyectar las células madre.

Por ahora, los tratamientos con láseres están en una fase muy embrionaria y tocará esperar para conocer si ayudan a revertir la calvicie y hasta qué punto mejoran los tratamientos e intervenciones quirúgicas mencionados anteriormente. Todo sea por recuperar el pelo perdido.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]