Sufrir una caída de pelo por encima de lo habitual es algo que nos preocupa a todos, independientemente de la edad que tengamos y de nuestro sexo.

Lo que es distinto es el nivel de preocupación que esta genera en unos y en otros, así como la gravedad que a menudo se le otorga, especialmente cuando esta se produce fuertemente en mujeres y más aún cuando estas son jóvenes.

Y es que a nadie se le escapa que el pelo, además de tener una función protectora, tiene una función estética que se hace especialmente visible en las mujeres, a quienes parece exigírsele una melena frondosa y radiante que es mucho menos común de lo que parece.

Porque basta con preguntar en tu entorno para darte cuenta de la cantidad de féminas jóvenes se han asustado tras comprobar la cantidad de pelo que se les queda en el cepillo, la cantidad que tienen que retirar de la bañera tras ducharse o de la pérdida progresiva de fortaleza y volumen de su cabellera.

Algo que, a menudo, tiene una afectación temporal y que, en otros casos, es síntoma de la presencia de una alopecia o de un problema de salud que debe corregirse cuanto antes para evitar que esta vaya a mayores creando calvas que cueste recuperar.

Para tratar de arrojar un poco de luz sobre la pérdida capilar entre las mujeres jóvenes, además de consultar a distintos especialistas, hemos echado mano de uno de los estudios más completos al respecto. El realizado por Livestrong y que empieza revelando que entre el 40 y el 50 por ciento de todas las mujeres sufre, ha sufrido o sufrirá una pérdida de pelo por encima de los entre 50 y 100 folículos capilares que se estima son normal.

Una caída que, según este informe, se hace especialmente visible cuando las mujeres alcanzan la treintena y que, como vamos a ver, puede producirse por muy distintas causas de aún más diversa consideración.

Las principales causas de la pérdida de pelo en las mujeres jóvenes

La primera causa que provoca caídas de cabello apreciables en el cuero caebelludo femenino está ligada a la aparición de la anemia y como consecuencia de la falta de hierro. Una caída que solo se solventa recuperando los niveles normales de esta sustancia y cuidando al máximo el pelo que tenemos durante el tiempo que dura esta afectación.

No menos incidencia tiene la falta de distintos elementos contenidos en muchos alimentos -sobre todo frutas y verduras- como son la vitamina B y C o el Omega 3, entre otros, que fortalecen los folículos capilares y que, en niveles muy bajos, provocan la caída del pelo. De ahí que sea tan importancia tener una dieta equilibrada como la Mediterránea alejándose de dietas milagro que solo fomentan la caída.

Otra de las causas de pérdida de cabello femenina tiene que ver con la ingesta de determinados medicamentos, el paso por quirófano para la realización de alguna intervención que altere nuestro organismo y la presencia de sustancia en este.

En cuanto a los problemas médicos, los problemas en el sistema inmune, la aparición de tiroides, los desequilibrios hormonales severos también están detrás de pérdidas anormales de pelo en muchas féminas a edades tempranas.

En este sentido cabe destacar que las mujeres jóvenes que son sometidas a tratamientos de quimioterapia para acabar con sus células cancerígenas experimentan una evidente pérdida de cabello.

Misma consecuencia tiene la presencia de niveles exagerados de estrés en muchos mujeres jóvenes que como, hasta que no se libran de él, a menudo a través de la intervención médica, no recuperan su aspecto previo al inicio del problema.

Por último, señala que el parto también causa, en algunas mujeres, la caída del cabello, si bien es la alopecia provocada por causas genénitas una de las principales razones por las que se les cae el pelo a muchas jóvenes.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]