Que el pelo se nos caiga es normal. A pesar de lo que pueda parecer, en nuestro cuero cabelludo conviven tres tipos de folículos pilosos: los que están creciendo, los que están estabilizados y los que están en proceso de caer.

El número de los que caen varía en cada persona, siendo la media entre 50 y 100 cabellos caídos cada día. No obstante, cabe destacar que existen épocas en las que el número de cabellos desprendidos aumenta. Por ejemplo, en los cambios de estación siendo la época de mayor caída la que va desde el final del verano hasta el principio del otoño. Es decir, la que arranca ahora.

Cuándo preocuparse por la caída de cabello

Dicho esto, a la pregunta de cuándo debemos preocuparnos si estamos apreciando una caída a un ritmo superior a la que es habitual en nosotros, tanto durante las estaciones habituales como en las estaciones de cambio, la respuesta sería que: lo que te diga tu cepillo del pelo, siendo este un método infalible para cuantificar la caída.

Otra de las pruebas que recomiendan hagamos los especialistas sospechemos que estamos perdiendo más pelo del habitual es la de comprar fotografías de un año para otro. Si al hacerlo comprobamos que tenemos notablemente menos cabello o detectamos zonas de clareo donde antes no las había, será señal de que algo ha cambiado que está propiciando la caída de folículos de nuestra cabellera.

Si esto sucede, debemos evitar buscar testimonios de amigos o familiares o preguntar al peluquero. Lo que tenemos que hacer es acudir cuanto antes a un especialista capilar y someternos a un examen para conocer exactamente a qué se debe nuestra caída.

Las respuestas que este nos ofrecerá pueden ser muy diversas: como consecuencia de estar atravesando un período de estrés, como consecuencia de haber sufrido una operación, como consecuencia de un cambio hormonal, como consecuencia de una mala alimentación o de déficit de ciertas sustancias, como consecuencia de la presencia de hongos o, como consecuencia del consumo de un fármaco y, cómo no, como consecuencia de estar sufriendo una alopecia

Dependiendo de cuál sea el diagnostico sabremos si podemos recuperar nuestro cabello cambiando nuestro estilo de vida, nuestra alimentación o nuestro cuidado capilar. Si podremos recuperarlo sometiéndonos a algún tipo de tratamiento o si deberemos recurrir al trasplante de pelo echando mano de técnicas como las de microinjerto para volver a notar cómo florece el cabello en nuestro cuero cabelludo.

Sea cual sea tu caso, es importante que sepas que toda caída puede controlarse si se ataja a tiempo y se siguen las recomendaciones de un especialista y que toda calva, por grande que sea, puede volver a recuperar el cabello a través de alguna de las muchas fórmulas de trasplante de cabello que existen hoy en día y que ofrecen resultados para toda la vida.

Dicho de otra manera, si se te cae el pelo es normal que te preocupes, y que tomes medidas para atajar la caída y recubrir las zonas de pérdida capilar, pero no debes de qué preocuparte si lo haces a tiempo, dado que toda calvicie puede transformase en frondosidad.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]