Cuando hablamos de cuidado capilar, seguramente vienen a nuestra mente las mascarillas, acondicionadores, protectores térmicos, peines de fibra natural, entre otras cosas. Pero alguna vez te has preguntado ¿cómo mantener el cabello sano desde dentro? La clave para mantener a todo nuestro cuerpo funcionando correctamente, está en la alimentación. Es por ello que en este post mostraremos las formas de nutrir el cabello desde el interior del organismo.

Si quieres lucir una melena alucinante, a continuación encontrarás los alimentos necesarios para conseguirlo. Evitando así un exceso de resequedad, debilidad capilar o encrespamiento.

Te puede interesar: Consejos para cortar el pelo después de un injerto capilar

Beber agua para tener un cabello sano

Antes que la alimentación, el agua es lo primordial para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. La buena hidratación permite que los tejidos crezcan de forma normal. Al poseerla, nuestro cabello conseguirá favorecerse del agua consumida. Esta activa el sistema circulatorio, siendo la vascularización la encargada de nutrir a los folículos. Se recomienda consumir al menos 2 litros de agua al día. Lo que garantiza una hidratación correcta.

Cuando no se toma agua o se ingiere en poca cantidad, el organismo comienza a funcionar de manera deficiente. En el ámbito capilar, la falta de agua puede traer algunas consecuencias. Al beber poco líquido y mantenernos en un estado de deshidratación, el pelo comienza a caer y su crecimiento se hace más lento. Es por ello que el consumo de agua se hace muy importante para garantizar un cabello sano, hermoso y fuerte.

Alimentos para fortalecer el cabello

Para fortalecer la melena, es necesario además de una buena hidratación, consumir alimentos ricos en las siguientes vitaminas:

Vitamina A

Cuando la caída del cabello ocurre por un mal funcionamiento de las glándulas sebáceas, es posible que estas formen una especie de tapón. Cuando se ingieren alimentos con vitamina A, los folículos pilosos se lubrican, eliminando la resequedad y la obstrucción.

Los principales alimentos que contienen vitamina A son: el hígado, los huevos, las verduras, la leche, el pescado, algunas frutas, aceites como el de girasol y el de oliva y alimentos fortificados con dicha vitamina.

Vitamina B

La vitamina B contribuye a metabolizar importantes proteínas como la queratina, misma responsable de aportar volumen, sedosidad y brillo al cabello. Con esto, es posible que la fibra capilar se refuerce para hacerse más resistentes al trato que se le brinda diariamente.

Estas pueden encontrarse en una gran diversidad de alimentos como: el pescado, el pollo, la carne de cerdo y de ternera, las legumbres, los huevos, los cereales integrales, la levadura de cerveza y la quinoa. Esta última es considerada un cereal, pero aporta además de vitamina B, proteínas, hierro, fósforo y calcio.

Vitamina C

La vitamina C es muy popular, pues ayuda a fortalecer el sistema inmunitario y prevenir los resfriados. Es muy sencillo de consumir gracias a alimentos como las espinacas y todas las frutas cítricas como: naranjas, mandarinas, pomelos, toronjas, limón.

Pero además de combatir las enfermedades respiratorias, la vitamina C ofrece excelentes beneficios al cabello. Los alimentos ricos en estas vitaminas actúan directamente en la absorción de hierro en el cuerpo, además de propiciar la producción de colágeno. El hierro permite que el cabello crezca fuerte y saludable. Es fundamental para que la oxigenación del cuero cabelludo sea óptima y se mantenga el color del pelo.

Otras vitaminas, minerales y grasas

Como hemos observado, el hierro es de gran importancia para el buen estado del cabello. Este mineral se encuentra principalmente en las carnes rojas, los mariscos, vísceras, legumbres, espinacas, nueces, entre otros.  La falta de hierro es más común en las mujeres que en los hombres, ellas tienden a padecer anemia constantemente.

Además del hierro, para conseguir un cabello fortalecido y brillante, es necesario consumir alimentos ricos en magnesio, ácido fólico y omega 3.  El aceite de oliva, las nueces, las almendras, el trigo, los cereales y la salvia, están compuestos por estos elementos. Sin embargo, las semillas de chía son altamente recomendadas en este cuidado capilar interno, pues aportan vitaminas, minerales, antioxidantes, calcio, omega 3, entre otras propiedades.

Alimentos que debemos evitar

Así como existen infinidades de alimentos muy beneficiosos para el organismo y la salud capilar, otros pueden resultar perjudiciales para el buen estado del cuerpo y el cabello. A continuación conocerás todos los alimentos que debes evitar, si lo que quieres es tener un pelo hermoso:

  • Grasas: Todos los alimentos que contengan grasas saturadas o hidrogenadas, son perjudiciales para la salud. Es cierto que la comida frita es deliciosa, pero son causantes de un cabello poco saludable. Conviene consumir alimentos a la plancha y de requerir agregar aceite, que este sea de oliva.

Los productos excesivamente grasos aumentan el colesterol y la testosterona. Cuando los folículos pilosos perciben un incremento de esta hormona, comienzan a hacerse más pequeños, debilitando las hebras y complicando su nuevo crecimiento.

  • Carbohidratos: Se deben evitar los hidratos de carbono con índice de glucemia alto, lo que se traduce en azúcar añadida del tipo blanco o moreno. Es preferible consumir alimentos endulzados con edulcorantes naturales. El pan blanco y las pastas son las que más se deben evitar en estos casos.
  • Dietas carentes de vitamina B12: No es recomendable seguir un plan de alimentación bajo en esta vitamina y hierro. La B12 es esencial para la formación de los glóbulos rojos en el cuerpo, ayudando a mantener la salud de la sangre. Ayuda también a prevenir la anemia, enfermedad que además de producir cansancio y fatiga, debilita el cabello.
  • Bebidas oscuras: No deben consumirse en exceso bebidas como el café, las gaseosas o el chocolate. Puede ser complejo eliminarlas por completo de la dieta, pero es conveniente reducir al máximo su consumo.

Consejos extra para cuidar el pelo desde adentro

Además de mantener una buena alimentación, se debe procurar realizar actividades físicas regularmente. Descansar tiempo suficiente y dormir al menos 8 horas para ayudar al cuerpo a regenerarse. Es importante también mantener una buena higiene capilar, lavando el cabello periódicamente, buscando eliminar todo rastro de suciedad del cuero cabelludo.

Tanto en la comida, como en las actividades físicas y el descanso, siempre está permitido algún capricho. Pero es necesario aplicar las recomendaciones sugeridas el mayor tiempo posible, para evitar el daño a los folículos pilosos. Permitiendo que el cabello crezca fuerte y sano, libre de enfermedades capilares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.