El cabello rizado se caracteriza por tener un mayor grosor que el pelo liso. Esto se refiere al volumen del mismo, mas no a la densidad. Un error que solemos cometer muchos, es asociar el pelo rizado a una cabellera frondosa. Pero existen personas que pueden tener este tipo de cabello y presentar problemas de densidad capilar, llegando incluso a desarrollar alopecia. A continuación presentamos cómo mejorar la densidad del cabello rizado.

En relación a la apariencia de la melena, el volumen natural del pelo rizado juega un papel favorable. Esto ayuda a que la falta de densidad sea menos evidente, cubriendo las entradas o claros presentes a lo largo del cuero cabelludo. Sin embargo, la falta de densidad está ahí presente, y más que disimularla, es importante mejorarla. En este post te diremos lo que es la densidad capilar, cómo saber el estado que se posee y los mejores consejos para mejorarla.

También te puede interesar: Cómo cuidar el pelo en las mujeres

¿Qué es la densidad capilar?

La densidad capilar es el número de pelos que se encuentra en el cuero cabelludo. Esta depende principalmente de la cantidad de folículos pilosos reunidos en cada centímetro cuadrado de la cabeza. Se contabiliza entonces el conjunto de pelos formados en cada folículo y no las hebras por si solas.

¿Cómo determinar la densidad capilar?

Antes de establecer los mejores productos o tratamientos para favorecer una mayor densidad capilar, es necesario conocer cuál es el estado de la melena. También se debe tener en cuenta el tipo de pelo y grosor que se tiene.

Existen 3 métodos que permiten determinar cuál es nuestra densidad capilar.

Realizando una evaluación capilar

Se trata de contabilizar cada hebra que se tiene en un cm2. El color de cabello puede ser determinante en el número total de pelos existentes en nuestro cuero cabelludo.

  • El cabello rojizo presenta alrededor de 80.000 a 90.000 cabellos.
  • El cabello oscuro cuenta con 100.00 a 105.000 pelos.
  • El pelo rubio puede estar formado por aproximadamente 130.000 a 140.000 hebras.

Cada centímetro cuadrado puede tener entre 120 a 260 cabellos. Contabilizar esta cantidad de hebras puede ser complejo, así que conviene recurrir a los otros métodos.

Hazte una cola baja

Es necesario para medir el grosor de la cola. Se determina que se tiene una densidad capilar baja, cuando la cola mide entre 5 y 3 cm. Cuando la misma tiene entre 5 y 7,5 cm, la densidad es media. Una densidad alta es aquella que supera los 7,5 cm.

Es un método muy fácil de hacer cuando se posee un cabello rizado u ondulado. Para quienes poseen un tipo de pelo afro, resultará más sencillo el 3er método.

Frente al espejo

Es necesario que el cabello se encuentre seco para esta técnica de medición de densidad capilar. Debemos dejar caer la melena y sin moverla, mirarnos al espejo. El pelo comenzará a acomodarse por sí mismo según la forma en que lo peinemos regularmente. Podemos hacer una raya en el cuero cabelludo en una zona diferente a la habitual, entonces podremos ver las zonas en las que tenemos más o menos cabello.

  • Si el cuero cabelludo se aprecia con facilidad, la densidad capilar es baja.
  • Cuando se nota poco del cuero cabelludo, la densidad es media.
  • En caso de que no se pueda ver el cuero cabelludo, significa que la densidad capilar es alta.

Se puede tener el cabello rizado un poco fino, pero también con una densidad media. Esto debido a que de un mismo folículo se puede desarrollar varias hebras, aumentando la densidad. Pero el grosor de este pelo puede variar.

Otra forma de determinar la densidad capilar, es comparar la cabellera con la de otra persona miembro de tu familia. En estos casos se puede evidenciar una similitud o diferencia en cuanto a cantidad de pelo.

¿Cómo lucir el cabello rizado según su densidad?

El estilo del cabello va a mejorar según los productos que apliquemos a nuestra melena y el estilo que se escoja para ella.

Melena con densidad baja

Lo mejor es aplicar productos ligeros que no signifiquen un mayor peso para la melena, esto ayudará a conseguir más volumen. Se recomienda utilizar mousse o gel para el pelo antes que cremas, estos aportan menos peso. Al buscar darle estilo al pelo, es preferible evitar colocar productos en la raíz.

No son aconsejables los aceites pesados. Al cortar el cabello, lo mejor serán los cortes simples, un poco redondeados o rectos. Cuando se desea cortar en capas, estas no deben ser más de dos, pues cada una de ellas tendría muy poco cabello.

Cabellera con densidad media

Cuando se tiene una densidad media, se tiene la suerte de poder dar miles de formas a la melena. Con esta densidad es posible experimentar. Se pueden aplicar productos de todo tipo, tanto ligeros como pesados, porque se puede llevar el pelo con volumen o con mayor peso.

El estilo también puede variar. Puede dejarse suelto con los productos favoritos, alisarlo para bajar un poco su volumen, trenzarlo o aplicar técnicas para conseguir otro tipo de rizos.

Pelo con densidad alta

Cuando se tiene un cabello rizado y densidad alta, muchas veces lo que se busca es aplacar su volumen. Para ello es necesario utilizar productos pesados a base de aceites. Son muy útiles las cremas que ayuden a manejar la cabellera.

Tener más cabello puede significar una pesadilla para desenredarlo. Pero con la ayuda de un buen acondicionador, esta tarea no tiene por qué ser tan mala. Para un pelo muy denso convienen los cortes en capas.

Factores que llevan a la pérdida de densidad capilar

  • Herencia.
  • Edad.
  • Dieta.
  • Uso de productos inadecuados.
  • Altos niveles de estrés.
  • Ansiedad o depresión.
  • Malos hábitos.

¿Cómo obtener más densidad capilar en el pelo rizado?

Si la densidad capilar que tiene tu pelo es muy baja, se recomienda:

  • Ingerir una mayor cantidad de verduras y frutas. Estas ayudan a obtener las vitaminas y minerales necesarias para un buen desarrollo capilar.
  • Bebe de 2 a 3 litros de agua diarios para mantener el cuerpo y los rizos hidratados.
  • No utilices productos agresivos. Sustitúyelos por compuestos suaves y delicados.
  • Realiza actividades físicas que estimulen la circulación sanguínea, para asegurar una correcta irrigación hacia el cuero cabelludo.
  • Aplica como último enjuague, infusiones de elementos favorables para el crecimiento capilar.
  • Realiza un masaje capilar frecuente, utilizando aceites esenciales si el cabello no es grasoso.

Estas recomendaciones no harán que la densidad capilar cambie drásticamente. Sin embargo, serán de gran utilidad para mejorarla.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *