como influye la contaminación en el pelo

La pérdida de pelo es un problema que afecta a miles de personas a nivel mundial, sin distinción. La melena es considerada como uno de los principales atractivos de un individuo. Por lo que percibir una caída importante del cabello, puede repercutir en el bienestar emocional. Esta situación puede estar causada por factores genéticos, hormonales, emocionales y aunque parezca difícil de creer, ambientales. A continuación, verás cómo influye la contaminación en la pérdida de pelo.

Presentar alopecia, es totalmente posible debido a la influencia de la contaminación. El planeta se encuentra gravemente afectado por la polución y, por lo tanto, los seres vivos también nos vemos comprometidos. Desarrollando todo tipo de enfermedades, tanto externas como internas. La piel es de las principales afectadas, por lo que el cuero cabelludo también forma parte de las zonas del cuerpo alteradas por la contaminación. Sigue leyendo y descubre más sobre este interesante tema.

Te puede interesar: Síndrome del cabello impeinable

¿Qué es la contaminación?

Se define como contaminación, a la introducción de elementos y sustancias al medio ambiente, que hacen que este no sea apto y sea inseguro para la convivencia. Entendemos como medio ambiente, a cualquier medio físico, ser vivo o ecosistema. Este puede verse alterado de manera negativa por energías o sustancias químicas. Siendo en su mayoría de casos, una consecuencia de las actividades del ser humano.

La contaminación se divide en una extensa cantidad de tipos:

  • Atmosférica
  • Hídrica
  • Suelo
  • Basura
  • Radioactiva
  • Genética
  • Electromagnética
  • Térmica
  • Acústica
  • Visual
  • Lumínica

¿Por qué la contaminación hace caer al pelo?

A través de diversos estudios, se ha podido establecer el por qué la contaminación es dañina para el cabello. En estas investigaciones, se han expuesto los folículos pilosos a partículas presentes en la contaminación del aire. Mismas, responsables del desarrollo de enfermedades pulmonares y cardiacas. Llegando a la conclusión de que las células del cuero cabelludo sufren grandes alteraciones en tan solo 24 horas, al ser expuestas a estos agentes contaminantes.

Estas partículas, hacen que la proteína catenina beta, encargada del crecimiento del cabello, disminuya sus niveles. Sin embargo, no solo hubo reducción en las cifras de esta proteína. Otras, igualmente importantes para el bienestar capilar, se vieron afectadas por la acción de los agentes contaminantes. Los estudios han revelado entonces, que cuanto más alta es la contaminación, la disminución en los niveles de estas proteínas será mayor. Causando una caída progresiva del pelo.

Efluvio telógeno por contaminación

Mantener el pelo siempre expuesto a partículas contaminantes, trae como consecuencia el desarrollo del efluvio telógeno. Se trata de un tipo de calvicie, que lleva a una alarmante caída del cabello de manera temporal.

Este problema no tiene por qué ser de gravedad si se trata a tiempo. Sin embargo, cuando no es atendido, puede convertirse en una alopecia muy marcada. Los especialistas diagnostican el efluvio telógeno como temporal, e intentan tratar la raíz del problema, para detenerlo.

El efluvio telógeno ocurre cuando el folículo piloso sufre un daño en sus fases de crecimiento. El individuo no consigue pasar por las etapas anágena y catágena. En cambio, su cuero cabelludo se instala de manera prematura en la fase telógena, donde el pelo solo cae.

Microirritación por contaminación

La contaminación puede dañar considerablemente todas las capas protectoras de nuestro cuerpo. Siendo la piel y el cuero cabelludo, los encargados de resguardar al organismo, de problemas externos. En la microirritación, las partículas que se encuentran en el aire se acumulan en el cabello. Esto altera la cutícula hallada bajo la superficie del cuero cabelludo. Provocando que la piel alrededor del bulbo piloso se retraiga. Complicando la nutrición del pelo, por lo que este se debilita y cae.

Otros efectos de la contaminación en el pelo

Además de la pérdida del cabello, la contaminación también afecta a la melena de otras formas. Cambiando en gran medida su aspecto, haciéndolo opaco y sin brillo. La contaminación puede estar formada por gases que afectan a las ciudades, haciendo que el aire que se respira y entra en contacto con el cabello, se encuentre sucio. Trayendo a la melena partículas e impurezas que enferman al cuero cabelludo.

El cabello que se mantiene en constante contacto con la contaminación, adquiere una apariencia reseca y se debilita. Esto provoca que, al cepillarse, el pelo se parta y se caiga. Impidiendo poder disfrutar de una cabellera saludable, fortalecida y hermosa.

¿Cómo evitar el daño del cabello por la contaminación?

Aquellas personas que viven en las ciudades más grandes, deben convivir desafortunadamente, con la contaminación. Por esta razón es importante escoger un champú adecuado según el tipo de cabello que se posee. En caso de que la contaminación provoque la resequedad y debilidad del cabello, se requiere un champú nutritivo y purificante. Es importante que este sea libre de siliconas, para que permita el buen lavado del cabello, fortalecerlo y mantenerlo en buen estado.

Es necesario además que, como en otras clases de calvicie, se lleve una alimentación balanceada. Aportando al cuerpo y a la melena todos los nutrientes que requieren para fortalecerse. Se deben dejar a un lado los episodios de estrés, tanto emocional como físico, pues se trata de uno de los desencadenantes de calvicie más fuertes. Al combinarlos con la contaminación, los resultados no son nada favorecedores para el cabello.

Para mantener un cabello saludable, sin importar el estado de contaminación del lugar en el que nos encontremos, se debe:

  • Mantener el cabello hidratado para evitar que la contaminación lo reseque. Utilizando productos nutritivos que ayuden a que su aspecto sea sedoso.
  • Lavar frecuentemente el pelo. No se recomienda lavarlo a diario, para mantener sus aceites. Sin embargo, lavar el cabello de dos a tres veces por semana, ayuda a eliminar partículas y sustancias contaminantes del cuero cabelludo.
  • Utilizar secadores y planchas con moderación. La exposición del pelo directa al calor de estos aparatos, puede causar daño a la raíz capilar. Favoreciendo su debilidad y pérdida.
  • Cepillar el cabello muy bien. Lo que ayudará a activar la irrigación sanguínea hacia el cuero cabelludo, oxigenándolo y nutriéndolo.
  • Cuidar la alimentación. Una dieta balanceada es la base principal de la salud. Gracias a esto es posible evitar muchas enfermedades. El consumo de frutas y verduras es esencial para el fortalecimiento capilar y un crecimiento más rápido.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *