usar gorra tras el injerto capilar

Es posible que estés considerando someterte a un injerto capilar o ya hayas pasado por el quirófano y te encuentres en el postoperatorio. Alrededor de esta cirugía, es normal que surjan muchas dudas. Desde cómo lavarse el pelo luego de la intervención, qué posturas adoptar para dormir y si podrán usarse accesorios luego de la recuperación. Ante esta última inquietud, hemos preparado este artículo para dar respuesta a quienes se preguntan: ¿puedo usar gorra tras el injerto capilar?

Para muchas personas, la gorra es un accesorio necesario para mantener su estilo. Es posible que la calvicie haya obligado su uso para cubrir el problema. Pero si eres de los que realmente disfruta de utilizarlas y te has sometido a un trasplante de pelo, es posible que tengas esta duda. Este elemento puede servir para ocultar el hecho de que te has sometido a la cirugía, e incluso, proteger los injertos del sol y la contaminación. Pero ¿es conveniente usarla? Aquí te lo diremos.

Te puede interesar: Esteroides anabólicos y alopecia ¿Existe relación?

¿Es recomendable usar gorra tras el injerto capilar?

Cuando se ha llevado a cabo la implantación de forma exitosa, el cirujano se encarga de dar ciertas pautas al paciente, para una provechosa recuperación. Al seguirlas, el individuo podrá seguir su rutina de manera normal, hasta que los injertos hayan sanado y puedan observarse los resultados del trasplante.

En los primeros días después de la cirugía, es común que la apariencia no sea del todo agradable para el paciente, llegando a generar todo tipo de incomodidades. Esto lleva a la necesidad de querer cubrir el rastro del procedimiento. Siendo la gorra el accesorio en el que la mayoría piensa para lograrlo.

Pero la duda principal está, en si es o no recomendable utilizar una gorra para ello. La respuesta puede ser un tanto controvertida y es por esto que surgen aún más dudas. Algunos expertos manifiestan que son perjudiciales, mientras que otros expresan que no ven problema en su uso.

Nuestra opinión es que, luego de estabilizados los injertos, utilizar una gorra no supone ningún riesgo para el proceso postoperatorio. En este tiempo de recuperación, se recomienda evitar tener contacto directo con los rayos ultravioleta. Estas precauciones deben mantenerse por alrededor de 6 semanas. Siendo una gorra, una buena alternativa para conseguirlo.

¿Qué tipo de gorra puede utilizarse tras un injerto capilar?

Si se ha decidido utilizar la gorra, es importante tomar algunas precauciones al escogerla:

  • Utiliza un accesorio de material ligero y con una textura suave.
  • Procura que se encuentre fabricada en tela transpirable.
  • Se deben evitar las gorras de color negro, para no atraer la luz del sol.
  • Evitar que este elemento sea demasiado ajustado, que pueda dañar la parte injertada o la donante.

¿Qué gorras cumplen con estas características?

Existe una gran variedad de prendar que cumplen estas características. Por lo que con su uso, el injerto de pelo no llega a sufrir algún tipo de daño. Las mejores opciones son:

  • Gorra de pesca: es un accesorio liviano, que posee una visera muy ancha.
  • Gorra irlandesa: se trata de una gorra redondeada, de lana y corta.
  • Gorra inglesa: es un modelo estrecho, donde su parte alta es bastante ancha.
  • Gorra Gavroche: en la parte superior es ligeramente abombada, para incrementar el estilo y elegancia.
  • Gorra militar: es una gorra suave, plana y con visera.

En caso de haberse sometido a la cirugía en meses fríos, utilizar una gorra o gorro de invierno será muy agradable. Pero se debe tener cuidado de no poner en riesgo la estabilidad de los injertos. También, si se ha practicado la intervención en días calurosos, la gorra será muy necesaria para bloquear los rayos del sol que impactan directamente al cuero cabelludo.

Existen pacientes que, en su lugar de trabajo, el uso de este accesorio es necesario. En caso de que la gorra usada en esta vestimenta sea ligera y fina, no supondrá un problema. El problema se encuentra en caso de que deba usarse un casco. Estos tienden a ser muy duros y pesados. Su uso no es en absoluto aconsejable durante el proceso postoperatorio. Si el paciente suele manejar motocicleta, deberá evitarla por algunas semanas, ya que el casco puede resultar bastante perjudicial.

Si el uso de casco es obligatorio en el jugar de trabajo, el paciente deberá reportar la cirugía a su superior. También puede optar por someterse a la operación durante las vacaciones. Lo que le permitirá pasar el postoperatorio sin riesgo de dañar los injertos.

¿Cómo usar la gorra luego de un injerto capilar?

Es cierto que puede utilizarse gorra tras la cirugía, pero es importante tener extremo cuidado al colocarla y quitarla. Principalmente en las primeras semanas de recuperación.

  • Es importante que la gorra no esté demasiado ajustada. Si es de tipo béisbol, se recomienda dejarla abierta. Es importante que tanto la zona injertada como el área donante no sean presionadas.
  • Al colocarla, que sea desde adelante hacia la parte trasera.
  • Cuando sea momento de quitarla, se debe soltar la parte de atrás si se ha ajustado, y retirarla desde atrás hacia adelante.

Otras opciones además de la gorra para cubrir la cabeza

Si por cualquier razón, el paciente no desea utilizar gorra, existen otras opciones que pueden ayudarle a proteger y disimular su injerto capilar durante el tiempo de postoperatorio. Estas son:

Capuchas

Las capuchas son por lo general livianas y no generan presión, puesto que se utilizan con la finalidad de cubrir la cabeza del frío. Pero, además, deben permitir que la persona pueda seguir viendo claramente. Estos accesorios pueden ajustarse tanto como el usuario quiera. Así que pueden colocarse sin miedo de que pueda causar daño a las áreas tratadas.

Pañuelos

Es una alternativa más casual. Aunque para mantenerse, deben atarse a la cabeza, el nudo por lo general se sitúa en la nuca. Haciendo que no sea un problema usarlos para la zona operada.

Otras recomendaciones para una correcta recuperación

  • Evitar actividades de alto impacto durante los primeros 10 días.
  • No fumar o beber alcohol en el postoperatorio.
  • Mantener la cabeza protegida de golpes y polvo.
  • Se debe huir de piscinas, saunas o cualquier otro ambiente húmedo, por 6 semanas.
  • No exponerse directamente a los rayos del sol.
  • Es muy importante evitar rascar el área intervenida.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *